• English
  • English
  • Español
¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental?

Autor: 
Publicado: 14.02.2023

Vivimos en un mundo digital, y las plataformas de medios sociales definen enormemente el espacio de Internet que ha creado la tecnología de la información. Nunca antes la humanidad había estado tan conectada, al menos en línea, y el uso de las redes sociales está tan extendido que forma parte de la vida cotidiana de casi todo el mundo.

Pero las pruebas sugieren que el uso de las redes sociales puede afectar negativamente a la salud mental. El espacio en las redes sociales puede exponer a los adolescentes a riesgos como el ciberacoso, y la Academia Americana de Pediatría advierte de que la participación en algunas plataformas sociales puede provocar síntomas depresivos y cosas peores.

Pero no sólo está en peligro la salud de los adolescentes o el bienestar de los adultos jóvenes: personas de todas las edades pueden ver afectada su salud mental por un uso excesivo de las redes sociales.

Lo que las redes sociales hacen a la salud mental

Según el Pew Research Center, el 77% de los estadounidenses posee un teléfono inteligente y el 72% utiliza las redes sociales. El centro también descubrió que los usuarios más comprometidos son los adolescentes, el 81% de los cuales son usuarios de las redes sociales. Por desgracia, el uso de las redes sociales parece estar estrechamente relacionado con varios problemas de salud mental. Puede aumentar los sentimientos de aislamiento, soledad y baja autoestima y provocar ansiedad o trastornos del estado de ánimo como la depresión. En el peor de los casos, algunas personas pueden llegar a autolesionarse o incluso a tener pensamientos suicidas.

Las plataformas sociales y las aplicaciones de medios sociales proporcionan a los usuarios un flujo incesante de actualizaciones sobre publicaciones de amigos, famosos, grupos o cualquier persona a la que "sigan". En el caso de los usuarios activos, el número de personas es elevado, lo que provoca una estimulación constante de las notificaciones entrantes.

Las redes sociales han transformado por completo las interacciones sociales. Del contacto directo y cara a cara con otras personas se ha pasado a la comunicación en línea en nuestro "nuevo" mundo digital. Pero pasar tiempo frente a las pantallas en lugar de en el mundo tangible no parece hacer más felices a las personas ni generar bienestar mental. El uso excesivo de las redes sociales puede afectar a la calidad del sueño y dificultar conciliar el sueño, además de provocar interrupciones nocturnas, un factor que contribuye a la depresión y a otros problemas de salud mental.

Compulsive Social Media Use

Uso compulsivo de las redes sociales

El uso compulsivo de las redes sociales -es decir, cuando las personas son incapaces de reducir su tiempo en las redes sociales o limitar el número de aplicaciones y plataformas sociales en las que están activas- se ha vuelto tan frecuente que incluso se suele denominar adicción. El 40% de los jóvenes de 18 a 22 años admiten sentirse "algo" adictos a las redes sociales.

La similitud con la adicción proviene del hecho de que mirar las redes sociales es un poco como jugar a una máquina tragaperras. El resultado es incierto, pero hay un zumbido emocional de anticipación antes de descubrir lo desconocido - en este caso, qué contenido, o qué reacciones a publicaciones individuales, se revelarán. Y descubrir el resultado va seguido de un subidón de dopamina.

Una vez que los centros de recompensa del cerebro se activan de este modo, el usuario sigue volviendo a por más. Al abrir una aplicación de redes sociales, es imposible saber cuántos "me gusta", "compartir" o comentarios recibirá el usuario, y la emoción de lo desconocido le mantiene enganchado. Es una forma de gratificación instantánea.

Redes sociales y FOMO

El miedo a perderse algo también influye en el uso compulsivo de las redes sociales. La gente no quiere quedarse fuera si todo el mundo está en varias plataformas diferentes, publicando contenidos y siguiendo las tendencias y las estrellas de Internet. También suele haber un deseo de "encajar y pertenecer" en los círculos sociales en línea, publicando contenidos para recibir comentarios positivos: se recibe una forma de validación. Esto sirve para aumentar la autoestima, pero, por supuesto, puede tener el efecto contrario cuando el usuario se siente decepcionado por las reacciones de la gente.

El FOMO no es un miedo racional, y las estadísticas de adicción a las redes sociales revelan que hasta un tercio de los adultos jóvenes se sienten incómodos cuando están desconectados, y el 22% de los jóvenes se sienten ansiosos cuando están desconectados porque no pueden comprobar qué hay de nuevo y qué está pasando.

El tiempo dedicado a las redes sociales también puede alcanzar proporciones asombrosas, ya que algunas personas, en particular los adolescentes, pasan varias horas -en algunos casos siete o más- al día conectados. Un estudio de 2019 demostró que los adolescentes que pasan más de tres horas diarias en las redes sociales son más propensos a sufrir problemas de salud mental como ansiedad social, depresión y agresividad.

Los jóvenes corren especial riesgo

Un estudio basado en la población estadounidense ha revelado un aumento del 37% en la incidencia de síntomas de depresión grave en adolescentes desde la llegada de las redes sociales. Aunque ambos fenómenos pueden no estar directamente relacionados, está claro que los adolescentes son sensibles a cómo les perciben los demás en las redes sociales. Casi la mitad de los adolescentes dicen "sentirse mal" si su publicación no gusta. Esto demuestra hasta qué punto este grupo de edad puede acabar en las garras de las redes sociales, lo que a su vez afecta a su estado de ánimo y su salud mental.

Las redes sociales pueden crear una visión distorsionada del mundo en las mentes de los adolescentes susceptibles y los ideales que siguen en términos de logros, éxito, riqueza y mucho más. Pueden llegar a estar totalmente desincronizados con la vida real. Además, enfrentarse al rechazo, el acoso o la humillación en plataformas públicas con gran número de visitas puede afectar profundamente al bienestar subjetivo de adolescentes y jóvenes y causar cicatrices emocionales duraderas. Las adolescentes son el grupo demográfico de mayor riesgo en este caso.

El impacto negativo en la autoestima

Las publicaciones en las redes sociales se filtran, embellecen, retocan y seleccionan para retratar a las personas, su entorno, sus circunstancias y sus logros de la mejor manera posible, y a menudo de forma engañosa. Esto incluye los ideales físicos, una obsesión con la apariencia física y lo que piensan los demás que puede desarrollarse rápidamente.

También en este caso, las adolescentes son especialmente vulnerables, y esto puede derivar en comportamientos poco saludables. Ver que otros tienen una vida mucho mejor o más "me gusta", "seguidores" y "compartidos", es decir, que atraen más atención, validación y reconocimiento, puede desencadenar sentimientos de envidia, celos e inadecuación.

La adolescencia es una etapa en la que los niños y jóvenes experimentan enormes cambios hormonales, junto con un desarrollo físico y mental, y se esfuerzan por encontrar su identidad en el mundo. Se dejan influir más fácilmente por las interacciones en las redes sociales, y el uso excesivo de estas aplicaciones tiene efectos más negativos en su bienestar psicológico que en otros grupos de edad.

Social Media Use Can Affect Socializing Skills

El uso de las redes sociales puede afectar a las habilidades sociales

Las redes sociales también afectan a la forma en que las personas se relacionan fuera de Internet. En la adolescencia es cuando empezamos a aprender a socializar: empezamos a interactuar y a conectar con los demás y a desarrollar nuestra personalidad e identidad, que mantendremos hasta la edad adulta.

Cuando los adolescentes se inician en la socialización a través de contactos y conocidos en línea, no reciben el modelo de las relaciones normales en persona. Acostumbrados a interactuar desde la seguridad de la distancia y la protección de una pantalla, pueden carecer de confianza cuando están cara a cara y, por ejemplo, tener dificultades con habilidades sociales como el contacto visual.

Un "me gusta" o un comentario en línea da una sensación de conexión instantánea, mientras que en la vida real, la gente primero tiene que saludarse, romper el hielo, hablar y conocerse. Los padres y otros miembros de la familia suelen enseñar a sus hijos estas habilidades con el ejemplo, pero en las familias en las que todo el mundo está cada vez más "en línea", esto puede disminuir.

Según el estudio citado anteriormente del Pew Research Center, la sociedad estadounidense pasó de un 5% de usuarios de medios sociales en 2005 a un 75% de la población en menos de 15 años. El uso excesivo de las redes sociales puede conducir al aislamiento, ya que el tiempo que se pasa en línea significa menos tiempo con los amigos fuera de línea. Como resultado, la gente tiende a tener menos amigos íntimos.

Ahora, en los espacios públicos, la gente parece hablar mucho menos entre sí que antes de los smartphones. Hay menos comunicación porque todo el mundo está absorto en su teléfono, lo que crea una sensación de soledad y desconexión de los demás y de la sociedad.

En casos extremos, la obsesión por las redes sociales puede llevar a la ruptura de relaciones. Cuando uno de los cónyuges pasa más tiempo en línea que con su pareja en la vida real, pueden surgir problemas, y en Estados Unidos hay incluso casos en los que los desacuerdos en las redes sociales han llevado al divorcio.

Felicidad, satisfacción vital y emociones negativas

Los seres humanos somos criaturas sociales y, cuando no tenemos contacto físico con los demás, nuestra salud mental se resiente. Esto se puso claramente de manifiesto durante la pandemia de COVID-19, cuando la salud mental de los estadounidenses entró en un importante bache.

Los hábitos online de la gente demuestran que recurren a las redes sociales pensando que después se sentirán bien. Sin embargo, las pruebas sugieren que, de hecho, suele ocurrir exactamente lo contrario. Según un estudio sobre el uso específico de Facebook, la mayoría de las personas se sienten peor después de utilizar la plataforma.

Mientras tanto, un estudio de 2018 de la Universidad de Pensilvania sugiere que limitar conscientemente nuestro tiempo en las redes sociales no solo nos hace sentir mejor, sino que ayuda a cambiar nuestra percepción de las redes sociales, ya que las personas aprenden por experiencia directa que las redes sociales en realidad no los hacen sentir tan bien como pensaban.

De hecho, las interacciones en las redes sociales pueden dar lugar a intensos sentimientos de envidia, celos y competitividad. Las personas pueden verse atrapadas en un círculo vicioso en el que intentan constantemente superar a sus rivales consiguiendo más seguidores, "me gusta" y demás. Pero a cada revés o cada vez que sienten que pierden terreno, se ven obligados a hacer esfuerzos renovados para recuperar su estatus. El odio en Internet puede ser uno de los aspectos más chocantes del uso de las redes sociales.

Efectos negativos en la mente

Gran parte del contenido publicado en las redes sociales es relativamente genérico y predecible. Influencers, YouTubers, Bloggers y Vloggers crean contenidos siguiendo plantillas similares en torno a temas que saben que son atractivos. Aunque las redes sociales ofrecen un espacio para la autoexpresión, también parecen fomentar el conformismo y frenar el pensamiento crítico.

Demasiado tiempo en las redes sociales y poca energía dedicada a otros aspectos de la vida significa no sólo que las personas pierden el sano equilibrio esencial para la salud mental, sino también que corren el riesgo de dejar sin realizar su potencial como individuos.

Irónicamente, las propias redes sociales pueden servir de plataforma para concienciar sobre los riesgos que entrañan para la salud mental. Los contenidos publicados por usuarios informados pueden llamar la atención sobre los comportamientos de riesgo asociados al uso de las redes sociales.

Positive Aspects of Social Media Platforms

Aspectos positivos de las plataformas de medios sociales

Sería un error pasar por alto todos los innegables beneficios de la existencia de las redes sociales. Las redes sociales nos permiten estar al día de lo que ocurre con amigos y familiares de todo el mundo en tiempo real. Innumerables personas han podido localizar a amigos o familiares perdidos hace tiempo en plataformas como Facebook.

Esta y otras plataformas también albergan grupos que ponen en contacto a personas con intereses similares o que se enfrentan a retos parecidos. También hay grupos que se centran en las comunidades locales donde la gente vive realmente y facilitan el intercambio de información. También permiten la comunicación entre personas que luego pueden conocerse en la vida real, algo que no habría ocurrido sin las redes sociales.

Las redes sociales pueden tener un impacto positivo al ser una fuerza de cambio que permite a la gente difundir mensajes importantes, desde ayuda para problemas personales hasta grandes cuestiones mundiales. Pueden mantener a la gente informada de los próximos acontecimientos o incluso de peligros potenciales: actualizaciones en directo sobre la progresión de un huracán, por ejemplo.

Los medios sociales y la pandemia de COVID-19

Durante la pandemia, las interacciones sociales se vieron limitadas por la restricción de la libertad de movimientos. Las normas de distanciamiento social dificultaban las reuniones y las actividades en grupo, y las redes sociales se convirtieron en una especie de salvavidas para muchas personas. Poder socializar en estas plataformas supuso un apoyo emocional para muchos en momentos difíciles. En este sentido, en estas circunstancias inusuales, el uso de las redes sociales se convirtió en algo potencialmente beneficioso para la salud mental.

Desde la pandemia, la vida laboral de muchas personas se ha transformado en trabajo a distancia o en línea, y muchas han perdido también su empleo. Las plataformas de redes sociales como Instagram o LinkedIn han permitido a innumerables personas labrarse un nuevo medio de vida. Para algunos jóvenes, las redes sociales han supuesto el comienzo de su vida profesional.

Sin embargo, debido a su potencial para el uso obsesivo, ser activo en las redes sociales es algo de lo que hay que ser muy consciente y mantener bajo control; la cuestión es que, como ocurre con todas las adicciones, no siempre es fácil ser consciente de lo que ocurre y limitar voluntariamente el uso.

Una vez que el uso de las redes sociales empieza a afectar a la salud mental, los trastornos del estado de ánimo y otras afecciones negativas pueden empezar a interferir en todos los aspectos de la vida. Además, si las interacciones sociales negativas que pueden tener lugar en estas plataformas dejan cicatrices emocionales duraderas en personas vulnerables, puede ser necesaria ayuda profesional.

Apoyo a la salud mental en GIA Miami

En GIA Miami, somos esa ayuda profesional. Cualquiera que sea su lucha o la de un ser querido, con el ahora omnipresente y omnipresente mundo de las redes sociales, podemos guiarlo para encontrar ese equilibrio saludable y sentirse auto-empoderado una vez más.

Si crees que las redes sociales te están utilizando a ti y no al revés, ponte en contacto con nosotros para recibir apoyo adaptado a tus necesidades para recuperar un equilibrio saludable, divertirte más y pasar tiempo en el mundo real con la familia y los amigos.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram