• English
  • Español
    • English
    • Español

    Cómo pedir ayuda contra la depresión

    Cómo pedir ayuda contra la depresión

    Autor: GIA Miami
    Publicado: July 19, 2022

    La depresión es una enfermedad mental que aísla y, a menudo, la propia enfermedad puede hacer que alguien se sienta capaz de buscar apoyo. Sin embargo, no eres el único que experimenta estos sentimientos.

    El estigma que rodea a las enfermedades mentales sigue disminuyendo y los tiempos están cambiando: es posible encontrar una base de apoyo, ya sea con amigos cercanos, familiares, sociedades, un líder religioso o un terapeuta, que pueda estar a tu lado en tu viaje a través de esta enfermedad.

    Este artículo le ayudará a dar el primer paso, sugiriendo estrategias sobre cómo pedir ayuda en caso de depresión. Reconocemos que la depresión puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, de todos los ámbitos de la vida y en diferentes circunstancias. Esperamos mostrarte que no estás solo y animarte a encontrar a la persona adecuada para ti que te ayude a hablar de tu estado de ánimo. Lo más importante es recordar que no pasa nada por pedir ayuda: no tengas miedo de hablar.

    ¿Qué es la salud mental y la depresión?

    La depresión es una condición médica, a veces conocida como depresión clínica o trastorno depresivo mayor, aunque una persona no necesita un diagnóstico para estar sufriendo la enfermedad. A algunas personas les tranquiliza saber que sus síntomas tienen una base médica y que no se deben a ningún fallo personal. Esto es lo primero que hay que tener en cuenta, ya que le ayudará a resistirse a la estigmatización.

    Síntomas de la depresión

    La depresión se caracteriza por la experimentación de largos periodos de sentimientos bajos persistentes que interrumpen la capacidad de llevar a cabo la vida cotidiana y afectan a la experiencia del mundo. Los profesionales de la salud mental suelen definir un "periodo largo" como más de tres semanas. Como ocurre con cualquier enfermedad mental, los síntomas exactos de una persona con depresión varían, tanto en el tiempo como de una persona a otra. Los síntomas típicos de la depresión incluyen experiencias prolongadas de:

    • sentirse triste
    • sensación de baja
    • baja autoestima
    • baja motivación
    • sensación de no estar superando la situación
    • desinterés por las aficiones y pasiones normales
    • estar frecuentemente lloroso
    • baja capacidad de concentración
    • dificultad para dormir o dormir demasiado
    • preocupación por temas negativos
    • pensamientos de muerte o suicidio

    Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, es importante pedir ayuda lo antes posible. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio es una línea telefónica gratuita, 24/7 y confidencial que proporciona conexiones para aquellos que experimentan angustia o una crisis suicida con consejeros capacitados que pueden emitir apoyo emocional de emergencia.

    Pedir ayuda para la depresión: ¿Con quién debo hablar?

    Es importante recordar que no eres el único que se siente así: un estudio reciente de Statista mostró que el 22% de los adultos en Estados Unidos han sido diagnosticados con depresión o muestran síntomas de trastornos depresivos, junto con 280 millones de personas en todo el mundo.

    Puede ser difícil salir de un ciclo de depresión, aunque vale la pena recordar que muchos han encontrado que pedir ayuda es un primer paso positivo.

    Piensa a quién quieres llegar

    Pedir ayuda no es un signo de debilidad, pero te será útil pensar con quién te sentirás más cómodo para abrirte. Esto variará de una persona a otra, ya que todos nos enfrentamos a diferentes circunstancias individuales con nuestra familia, amigos y comunidades que determinarán nuestra capacidad para hablar libremente, con comodidad y sin juzgar. Por ejemplo, para algunas personas puede resultar menos abrumador hablar con alguien que no sea un familiar o amigo cercano.

    Puede que tengas una sensación intuitiva sobre quién sería el más adecuado para responder a tus pensamientos con compasión y comprensión. He aquí algunas indicaciones que pueden guiarte en tus posibles opciones al dar este primer paso:

    Familia y amigos

    En cualquier momento de bajón, ya sea durante un periodo de depresión, duelo, preocupación, ansiedad o inestabilidad, siempre es bueno contar con un círculo de apoyo de familiares y amigos, ya que son las personas que mejor te conocen.

    Es posible que ya sepas en qué familiares o amigos puedes confiar, en cuyo caso vale la pena acudir a ellos. Tal vez uno de ellos ya haya notado que no pareces ser el mismo de siempre y te haya preguntado por ello. Esto podría ser una señal de que te están dando la oportunidad de hablar de cómo te encuentras.

    Si no es así, piense en quién de su círculo de familiares o amigos sabe escuchar y es generoso en su capacidad de preocuparse de verdad por los que le rodean. Es probable que estas personas sean las más receptivas cuando pidas ayuda.

    Su comunidad en general

    Es posible que sientas que tu círculo de apoyo está más integrado en redes comunitarias más amplias, como grupos religiosos, asociaciones, clubes o entornos educativos. Estos grupos comunitarios suelen contar con figuras solidarias y experimentadas cuya función es velar por la salud y el bienestar de los miembros de su red.

    Si este es el caso, considere la posibilidad de hablar con el líder pastoral de su comunidad, ya sea un líder religioso, un profesor, el apoyo a los estudiantes o la enfermera de la escuela.

    Grupos de apoyo

    Es bueno que te preguntes si te sentirías menos presionado al hablar de tus sentimientos de depresión con un desconocido que con alguien que te conoce personalmente. Si crees que te resultaría más fácil hablar con un desconocido, deberías considerar los diferentes grupos de apoyo a la salud mental que existen.

    Hay muchos servicios gratuitos y confidenciales para hablar en línea o por teléfono, que suelen funcionar las 24 horas del día.

    Si prefiere hablar cara a cara con un grupo de apoyo, debe averiguar qué grupos hay en su barrio. Los grupos de apoyo a la salud mental se basan a menudo en un modelo similar al de Alcohólicos Anónimos y se han creado para ofrecer asesoramiento entre iguales sobre cómo afrontar experiencias similares y crear una solidaridad fortalecedora entre esas personas. Un ejemplo de un grupo de este tipo es Emociones Anónimas.

    Estos grupos son especialmente buenos para conocer a otras personas que están experimentando problemas similares y pueden combatir la impresión que puedas tener de que estás solo en tus sentimientos.

    Profesionales de la salud mental:

    Algunos preferimos procesar nuestro bienestar mental con alguien que no conocemos íntimamente. Hablar con psicólogos o consejeros capacitados también puede ayudarnos a descargar nuestra mente sin preocuparnos de que podamos ser una carga o angustiar a quienes nos escuchan.

    Los profesionales de la medicina que están familiarizados con la depresión pueden ayudarnos a obtener una visión de nuestro estado de bienestar que no podríamos obtener solos o hablando con familiares o amigos. Los profesionales de la salud mental tienen un profundo conocimiento de este tema y, si creen que usted se beneficiaría de una terapia o medicación a largo plazo, pueden prescribirle planes de tratamiento eficaces.

    Pedir ayuda con la depresión: Formas de comunicación

    Todos tenemos diferentes modos de comunicación, pero cuando se trata de hablar de enfermedades mentales lo mejor es hacerlo con la mayor franqueza posible, aunque reconocemos que esto en sí mismo es una tarea exigente. Los siguientes consejos pueden ser útiles.

    Lo primero que debe comprobar es su propia actitud hacia su enfermedad mental. Deberías preguntarte honestamente si tienes algún estigma en tu actitud hacia ti mismo, o un sentimiento de vergüenza, culpabilidad o desconcierto cuando piensas en el tema.

    A menudo es difícil explicar cómo nos sentimos, y más aún si nos sentimos deprimidos. Para superarlo, le recomendamos que intente anotar sus síntomas a medida que se producen, incluso si no puede precisar una razón clara. Esto le ayudará a recordar y procesar sus experiencias emocionales.

    Asimismo, tener este registro escrito le ayudará a mostrarse a sí mismo y a los demás cómo un conjunto de diferentes experiencias emocionales han contribuido a una sensación más amplia de que está deprimido.

    Si estás pensando en visitar a un profesional médico, sería útil que viera esta lista de experiencias que te han hecho sentir que estás luchando contra la depresión. La aplicación DocReady ha sido diseñada para ayudarte a prepararte para hablar sobre tu salud mental con un médico de cabecera o un profesional médico.

    También puedes intentar practicar la conversación a solas, ensayando los puntos clave que te gustaría expresar. Esto podría ayudarte a ganar confianza para abrirte y expresarte, que es una parte fundamental de la búsqueda de ayuda para un trastorno de salud mental.

    Cuando no obtenemos la respuesta que esperamos

    La enfermedad mental sigue siendo un área difícil de entender para muchos, y puede darse el caso de que nos abramos a alguien que no responda de forma útil o constructiva.

    Esto podría deberse a que no están familiarizados con la idea del bienestar emocional, y no han considerado lo importante que es en la configuración de nuestra capacidad para relacionarnos con el mundo y con nuestro yo personal. Esto podría llevarles a tener miedo de no saber cómo ayudarnos, y lo que tú ves como una reacción mala o fría podría ser simplemente una expresión de este miedo.

    Otros pueden tener ideas preconcebidas sobre la depresión que les impiden escucharte con atención y de forma personal.

    Es importante que hables si crees que un profesional médico no te ha tomado en serio. Esto puede deberse a que el profesional con el que hablaste no estaba formado en temas de salud mental. En este caso, vale la pena buscar psicólogos, psiquiatras o consejeros, ya que siempre van a responder a la discusión de tus sentimientos y emociones con el debido respeto.

    Opciones terapéuticas

    Pedir ayuda para la depresión es el comienzo de un proceso de curación y de búsqueda de caminos de recuperación.

    Hoy en día, las enfermedades mentales se están convirtiendo en una preocupación cada vez mayor en la sociedad y ésta busca cada vez más apoyar a los que tienen problemas. Las opciones de tratamiento están siempre en desarrollo y es probable que pueda encontrar el enfoque terapéutico que le parezca más adecuado.

    En el centro GIA Miami, hemos desarrollado un equipo multicultural y multilingüe de profesionales de la salud que se dedican a encontrar métodos personalizados para devolver a los que luchan contra las enfermedades mentales a un lugar de salud y bienestar.

    El equipo de salud mental de GIA Miami puede ofrecer ayuda profesional a quienes se sienten abrumados por los síntomas de la depresión. Nuestras instalaciones de tratamiento se especializan en una forma pionera y no invasiva de terapia para la depresión conocida como estimulación magnética transcraneal (EMT), que ha demostrado proporcionar un alivio a largo plazo de los síntomas de la depresión.

    Si busca asesoramiento sobre cómo podría ayudarle nuestro enfoque terapéutico, llámenos hoy mismo. Juntos, podemos ayudarle a empezar a construir un camino hacia la recuperación.

    Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
    Obtenga la ayuda que se merece hoy
    Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
    Llame hoy 833.713.0828
    crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram