¿Cuánto dura la depresión posparto?

¿Cuánto dura la depresión posparto?

¿Cuánto dura la depresión posparto?

Autor: GIA Miami
Publicado: 19.01.2023

Muchas mujeres se sienten un poco deprimidas y melancólicas tras el nacimiento de un hijo: pueden experimentar cambios de humor, ansiedad y episodios de llanto, y pueden tener dificultades para dormir.

Estos síntomas -que suelen aparecer a los dos o tres días del posparto y empiezan a remitir al cabo de unas semanas- son completamente normales y se conocen comúnmente como melancolía posparto. Sin embargo, la depresión posparto es un trastorno diferente que suele requerir tratamiento.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto, o PPD, como se la conoce abreviadamente, puede comenzar en cualquier momento durante el primer año después del parto. Según los Institutos Nacionales de Salud, la depresión posparto es un trastorno mental relativamente frecuente que afecta a una de cada siete mujeres.

En cambio, los síntomas de la depresión posparto pueden no empezar a aparecer hasta dos semanas después del nacimiento del bebé. Estos síntomas depresivos son indicativos de una forma de depresión más grave y duradera. La depresión posparto puede aparecer gradualmente e inicialmente parecer un trastorno leve del estado de ánimo, aunque es grave y requiere tratamiento al igual que otros trastornos mentales.

Aunque es menos frecuente que aparezca un estado depresivo durante el embarazo, ocurre. Cuando ocurre, suele prolongarse durante el puerperio y puede transformarse en depresión posparto. Es lo que se conoce como depresión perinatal: depresión "alrededor" o "a ambos lados" del parto.

¿Cuál es la gravedad de la depresión posparto?

Rarely, when violent mood disorders occur, a condition called postpartum psychosis can occur. Although it affects only one in five hundred women, it is a potentially dangerous mental illness that can cause hallucinations, delusions, manic behavior, etc. and requires immediate medical attention.

¿Cuál es la gravedad de la depresión posparto?

Contrariamente a una idea errónea muy extendida, la depresión posparto es tan grave como cualquier otra forma de depresión clínica. Si no se trata, corre el riesgo de convertirse en un trastorno mental a largo plazo. Aunque a menudo desaparece al cabo de unos seis meses, sobre todo con el tratamiento adecuado, en algunas mujeres con depresión posparto los síntomas pueden no aparecer hasta meses o incluso un año después del nacimiento del niño.

Cuando esto ocurre, la enfermedad empieza de repente a complicarles la vida, incluso si antes todo iba sobre ruedas. Gestionar sus niveles de energía, hacer frente a las tareas domésticas y cuidar de su bebé pueden hacer que la vida sea abrumadora. En todos los casos, un tratamiento rápido y la atención médica adecuada pueden ayudar a evitar que la depresión posparto continúe y se convierta en crónica.

Comprender la DPP y la tristeza posparto

Una de las herramientas más utilizadas para evaluar la depresión posparto es la Escala de depresión posparto de Edimburgo (EPDS). Desarrollada originalmente en la década de 1980 por profesionales de la salud mental en Escocia, es un cuestionario de 10 preguntas diseñado para ayudar a identificar los síntomas de la depresión. Cada pregunta se responde con un número del uno al tres, y la puntuación total es la que indica el estado de salud mental de la mujer.

Mientras que la melancolía postparto se debe en gran medida a las fluctuaciones hormonales, ya que los niveles de progesterona y estrógeno caen en picado tras el parto, la depresión posparto no puede atribuirse a los niveles hormonales. De hecho, se desconoce hasta qué punto los cambios hormonales influyen en los síntomas de la depresión posparto, ya que los padres también pueden verse afectados.

Aunque la depresión posparto en los hombres está menos documentada y comprendida, los padres pueden empezar a padecerla en el plazo de un año. Puede afectarles el embarazo de su pareja y cómo puede cambiar el estado de ánimo en el hogar. Los factores de riesgo incluyen antecedentes de depresión o trastornos de ansiedad, en cualquiera de los progenitores.

Symptoms of Postpartum Depression

Síntomas de la depresión posparto

Aunque algunos síntomas de la depresión posparto se confunden fácilmente con la melancolía posparto, cualquier síntoma que dure más tiempo puede ser un signo de depresión. Los síntomas más comunes son:

  • fuertes cambios de humor, en particular, bajones emocionales
  • agotamiento, apatía
  • problemas para dormir, sobre todo por la noche, y siestas durante el día
  • dificultad para establecer vínculos afectivos con el bebé
  • baja autoestima, sentimientos de vergüenza e inadecuación, sensación de no ser una buena madre, miedo a no cuidar bien del bebé
  • apetito irregular
  • pérdida de interés por actividades que antes le resultaban placenteras
  • alejamiento de familiares y amigos
  • inquietud, irritación y, a veces, incluso ansiedad y ataques de pánico
  • pensamientos aterradores, por ejemplo, de hacer daño al bebé
  • pensamientos oscuros, como sobre la muerte o, en casos extremos, el suicidio.

Algunos síntomas de la depresión posparto son intensos y graves. La depresión no tratada puede enquistarse y, cuanto más tiempo pase, más difícil será controlar los síntomas, por no hablar de tratarlos.

En su estado más grave, los síntomas anteriores pueden parecerse a los de la psicosis posparto. Sin embargo, esta afección, mencionada anteriormente, suele aparecer en la primera semana después del parto. Es un trastorno mental peligroso y a menudo una urgencia médica. Esto se debe a que la madre puede experimentar estados delirantes en los que corre el riesgo de actuar según pensamientos irracionales y podría hacerse daño a sí misma o a su bebé.

Los padres que sufren depresión posparto presentan síntomas similares, sobre todo cambios de humor, ansiedad, tristeza y cansancio, y también pueden ver alterados sus hábitos normales de alimentación y sueño.

¿Cuánto dura la depresión posparto?

La depresión posparto, como cualquier otro tipo de depresión, es un auténtico trastorno de salud mental que hay que tratar. Suele durar menos de un año -varios meses como máximo-, pero en algunos casos, sobre todo si no se trata, puede persistir.

Pero, dure lo que dure, la depresión posparto es una experiencia difícil y puede ser difícil de manejar para más de una de cada diez mujeres (10% -15%) que la padecen o para el menor número de hombres que también se ven afectados por ella.

Sin embargo, la buena noticia es que para la mayoría de las mujeres que desarrollan depresión posparto, la afección disminuye y se disipa al cabo de unos meses y puede tratarse con éxito.

Aunque a veces la PPD puede resolverse por sí sola sin intervención médica, toda persona que se sienta decaída durante más de dos semanas tras el nacimiento de su bebé debe acudir a un profesional de la salud mental o a un médico especializado en salud de la mujer.

El diagnóstico precoz y el inicio rápido del tratamiento con un profesional sanitario pueden ayudar a reducir la duración de la depresión posparto. Lamentablemente, en ausencia de diagnóstico y tratamiento, algunas mujeres desarrollan depresión posparto a largo plazo, que puede durar años.

Una investigación de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) reveló que alrededor del 5% de las mujeres declararon: "…niveles persistentemente altos de síntomas de depresión posparto durante los tres años posteriores al parto".

Aunque la mayoría de las mujeres se recuperan completamente de la depresión posparto, en caso de duda, siempre vale la pena consultar a un profesional sanitario si persisten los síntomas de sentirse triste y decaída.

Risk of Postpartum Depression

Riesgo de depresión posparto

La PPD puede afectar a cualquiera, independientemente de su edad o etnia. Es una afección médica común y muy real, y cuando aparece, no es en absoluto culpa de la madre, un fallo o un defecto de carácter. Es difícil predecir si alguien acabará padeciendo depresión posparto o en qué grado lo hará. Además, como hemos visto, los síntomas pueden afectar a los padres y a las parejas.

Dicho esto, hay una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollar depresión posparto. Muchos son bien conocidos, pero una encuesta realizada en 2022 mediante una aplicación telefónica, dirigida a un millón de personas de 38 países, ha aportado más datos.

El riesgo de depresión posparto de una mujer depende de factores generales y específicos, como:

  • las madres primerizas tienen más probabilidades de sufrir depresión posparto que las que han tenido un embarazo anterior
  • las madres más jóvenes, sobre todo las de entre 18 y 24 años, tienen más probabilidades de verse afectadas que las treintañerass

Otros factores de riesgo giran en torno a cuestiones y circunstancias más personales e incluyen:

  • mayor riesgo para quienes tienen antecedentes familiares o personales de problemas de salud mental, en particular depresión o trastorno bipolar
  • depresión previa durante el embarazo
  • presencia de factores estresantes en la vida (duelo, violencia doméstica, pérdida del empleo, etc.)
  • falta de apoyo emocional por parte de la familia, los amigos o la pareja
  • antecedentes de abuso de sustancias o lucha constante contra ellas
  • angustia emocional debida a complicaciones del embarazo
  • dificultades en la relación con el padre del niño
  • sentimientos encontrados sobre tener un bebé

Del mismo modo, existen factores de riesgo para los padres. Los hombres que experimentan síntomas de PPD -a veces denominada depresión posparto paterna- tienen más probabilidades de verse afectados si:

  • son muy jóvenes
  • no se sienten preparados para ser padres y sufren estrés
  • tienen problemas de pareja
  • tienen dificultades económicas, sobre todo si consideran que esto amenaza su capacidad para mantener a su pareja y a su hijo
  • tienen antecedentes de depresión, ansiedad, trastorno bipolar u otros problemas.

El riesgo también aumenta si un embarazo y un parto anteriores han sido difíciles, lo que provoca más ansiedad ante el actual.

Opciones de tratamiento para la depresión posparto

Afortunadamente, existen varios tratamientos basados en pruebas para la PPD. La mayoría de estos tratamientos son idénticos a los utilizados para otros tipos de depresión. La buena noticia es que las tasas de éxito tienden a ser altas y los síntomas de la depresión en las madres primerizas responden bien a la medicación adecuada, a la terapia o a una combinación de ambas.

Medicación

Pueden recetarse algunos antidepresivos, sobre todo inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina ( SSRIs), que, según estudios realizados en EE.UU. y el Reino Unido, son seguros para las madres lactantes en ausencia de contraindicaciones. Sin embargo, los SSRI tardan entre seis y ocho semanas en hacer efecto, por lo que no pueden proporcionar un alivio instantáneo.

Muchos médicos prefieren sugerir otras terapias antes de recetar medicación. También los hay que prefieren evitar la medicación a menos que otras modalidades no ayuden. A menudo los médicos recomiendan un plan de tratamiento que incluye tanto medicación como terapia para un enfoque completo del control de los síntomas.

Terapia de conversación

Una forma clásica pero muy eficaz de terapia para la depresión posparto es la terapia conversacional. Muchas mujeres que sufren depresión han estado demasiado ocupadas con el embarazo y la transición a la vida de madre como para tener muchas oportunidades de expresar sus sentimientos o hablar de los cambios emocionales que se están produciendo en su interior. La terapia conversacional les permite hablar de su experiencia para comprender mejor lo que les ocurre. También les ofrece un espacio seguro para desahogarse.

La terapia conversacional puede ser especialmente eficaz para las madres que han carecido de apoyo y de personas en las que confiar o con las que hablar durante el embarazo y los primeros días de maternidad.

Autocuidado

Tomar medidas para ayudarse a sí misma da poder, y ciertas actividades y hábitos pueden ayudar a sobrellevar la depresión posparto. Descansar todo lo posible, seguir una dieta sana y reanudar el ejercicio moderado pero regular tienen efectos beneficiosos. Asegurarse de mantener un contacto regular con la familia y los amigos y no acabar sola con demasiada frecuencia también ayuda a sentirse apoyada.

Hablar con amigas que ya hayan pasado por el embarazo y el parto también puede ser útil, y cuando no haya ninguna cerca, acudir a grupos de apoyo que reúnan a otras personas con experiencia en depresión posparto es una opción útil.

Otras opciones de tratamiento

Existen otras formas de tratamiento. En general, la depresión responde bien a la terapia de estimulación magnética transcraneal (TMS). Este tratamiento, basado en pruebas, se ha utilizado eficazmente durante décadas y utiliza tecnología punta que genera suaves impulsos magnéticos para estimular suavemente determinadas zonas del cerebro. El método está aprobado por la FDA para la depresión clínica en cualquiera de sus formas y es, por tanto, un posible tratamiento para quienes padecen PPD. De hecho, la TMS es segura para las mujeres embarazadas que sufren depresión, ansiedad u otros trastornos mentales.

En GIA Miami, no queremos que sufra innecesariamente. Los miembros de nuestro equipo están altamente acreditados en bienestar mental. Desarrollaremos un plan de tratamiento adecuado a sus necesidades, y somos expertos en el uso de TMS para tratar la depresión.

Si usted o un ser querido está luchando para hacer frente a la PPD, póngase en contacto con nosotros y descubra cómo podemos ayudarle.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram