¿Estoy deprimido o triste?

¿Estoy deprimido o triste?

Autor: GIA Miami
Publicado: June 30, 2022

Sentirse triste es una experiencia completamente normal y humana. Todos pasamos por períodos de tristeza en nuestras vidas, ya sea debido a un acontecimiento externo o simplemente como parte del ritmo natural del ser humano. Reconocer si nuestra tristeza se ha convertido en depresión puede ser complejo. Aquí analizamos este tema en detalle para ayudarle a obtener el apoyo que necesita.

Tristeza y depresión: ¿Cuál es la diferencia?

Sentirse triste es algo que podemos experimentar con bastante regularidad en nuestras vidas. Suele ser el resultado de un desencadenante externo, un acontecimiento de la vida u otra emoción. El duelo por un ser querido o una relación, el dolor de un ser querido, la ira y el estrés pueden hacernos sentir tristes.

Al igual que nuestras otras emociones, la tristeza no persiste: se desvanece con el tiempo y el apoyo.

La tristeza suele aliviarse hablando de las cosas con un amigo cercano, tomando distancia de un acontecimiento estresante o distrayéndose. Sin embargo, si el estado de ánimo bajo no desaparece o resulta difícil realizar las actividades normales, esto podría indicar que está ocurriendo algo más.

La depresión clínica, o trastorno depresivo mayor, es una condición médica en la que el individuo experimenta sentimientos de tristeza persistentes durante un largo periodo de tiempo que interrumpen su vida diaria. Estos sentimientos tienden a diferir de la tristeza y suelen ir acompañados de la pérdida de interés por cosas que antes disfrutaba, síntomas físicos, problemas de sueño y, a veces, pensamientos suicidas.

Si usted o alguien que conoce está contemplando el suicidio, busque ayuda de inmediato. La línea nacional de prevención del suicidio es un servicio confidencial que le pone en contacto con asesores capacitados en momentos de angustia.

¿Estoy triste o deprimido?

Aunque a veces, la tristeza puede resultar difícil de superar. Por lo general, hay una manera de que las personas sientan alivio del dolor, o la capacidad de sentir felicidad en otras áreas de sus vidas.

Sin embargo, para las personas que experimentan depresión, estos sentimientos tienden a afectar a todos los ámbitos de la vida, lo que hace que sea difícil encontrar el disfrute en cualquier cosa, incluso en los elementos de la vida de los que una vez se alegraron.

La depresión no es simplemente una tristeza extrema; a menudo coexiste con la impotencia, la desesperanza y una baja autoestima extrema. Una persona con depresión puede sentirse insensible, o como si su vida no mereciera la pena.

La tristeza puede provocar otras emociones Podemos sentirnos arrepentidos o avergonzados de las cosas que hemos hecho y que nos han hecho sentirnos tristes. Podemos sentir rabia o resentimiento por cosas que han sucedido. Estas otras emociones no son permanentes. Podemos pasar por ellas. Después de un tiempo de duelo, tal vez llorando y reflexionando, la tristeza se disipará y podremos empezar a seguir con nuestra vida de nuevo.

Alguien que está deprimido puede tener sentimientos omnipresentes de vergüenza, culpa e inutilidad que no pueden resolverse llorando o hablando con un amigo.

La depresión es una enfermedad mental muy común. Según una investigación reciente del Instituto Nacional de Salud Mental, el trastorno depresivo mayor afecta anualmente a unos 17,3 millones de adultos estadounidenses, es decir, aproximadamente el 7,1% de la población de Estados Unidos de 18 años o más.

Reconocer la gravedad de la depresión es crucial; es una condición aguda en la que muchos individuos que viven con depresión experimentan ideación suicida, autolesiones o intentos de suicidio.

Entender sus síntomas

Al igual que cualquier otra enfermedad mental, los síntomas de la depresión varían y son exclusivos de cada persona. Algunas personas con depresión pueden fluctuar, mientras que otras experimentan síntomas más constantes.

Síntomas físicos comunes
  • Cambios en el apetito
  • Problemas de sueño
    • Despertares tempranos por la mañana
    • Problemas para permanecer dormido
    • Dormir durante largos periodos de tiempo
  • Disminución de la función sexual
  • Problemas digestivos e intestinales
  • Dolores de cabeza
  • Opresión en el pecho
  • Palpitaciones del corazón
  • Lentitud en el habla
Síntomas psicológicos comunes
  • Sentimientos de tristeza y bajo estado de ánimo
  • Sensación de frustración
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Pérdida de interés por las cosas que antes disfrutaba
  • Baja capacidad de concentración
  • Rumiar temas negativos
  • Preocupación por la muerte y el suicidio

Es importante señalar que es posible tener algunos de estos síntomas sin experimentar depresión. Algunas personas tienen problemas de sueño o intestinales por otras razones de salud, y a veces se pasa por períodos de la vida en los que la toma de decisiones es más difícil. Sin embargo, si experimenta varios de estos síntomas durante un periodo de tiempo prolongado, es importante que busque asesoramiento médico profesional.

El término "depresión grave" se utiliza a menudo en el diagnóstico. No se trata de una enfermedad independiente, sino que es una extensión del trastorno depresivo mayor. Por lo general, se habla de depresión grave cuando los individuos atraviesan un periodo de depresión especialmente difícil o experimentan un aumento de los síntomas.

Diagnóstico oficial

La depresión es una enfermedad mental compleja y su diagnóstico puede ser difícil.

Para ayudar al diagnóstico, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) ha elaborado unos criterios.

Los individuos deben experimentar cinco o más de los siguientes síntomas en un periodo de dos semanas para poder diagnosticar una depresión clínica. Al menos un síntoma debe ser uno de los dos primeros de la lista.

  1. Estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  2. Pérdida de interés o alegría en la mayoría o en todas las actividades diarias durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  3. Pérdida o aumento de peso significativo, o disminución o aumento del apetito a diario.
  4. Una ralentización del pensamiento y una reducción del movimiento físico (observable por otras personas, no sólo sensaciones subjetivas). 
  5. Disminución severa de la energía y fatiga casi todos los días. 
  6. Sentimientos significativos de culpa, vergüenza e inutilidad, casi todos los días.
  7. Dificultad para concentrarse y tomar decisiones, casi todos los días. 
  8. Pensamientos intrusivos de muerte, rumiando el suicidio, ideación suicida o intentos.

Estos síntomas deben causar al individuo una angustia significativa o impactar negativamente en sus relaciones, trabajo y otras áreas de funcionamiento.

Antes de hacer un diagnóstico de depresión clínica, es importante descartar otras condiciones médicas o de salud mental que podrían estar causando estos síntomas.

Causas de la depresión

Es habitual que las personas con depresión se pregunten "¿por qué yo?". La verdad es que a menudo hay una combinación de factores que conducen a cada caso de depresión. La naturaleza de esta enfermedad puede llevar a las personas a sentir que no tienen una "razón" real para sentirse deprimidas y que no merecen ayuda profesional. Por desgracia, esto es perjudicial para su bienestar general. Nadie debería vivir con el dolor de la depresión y todo el mundo merece un apoyo compasivo y atento.

Para algunas personas, entender la causa de su depresión es importante para su recuperación. Algunos factores que podrían contribuir a un diagnóstico son los siguientes:

Acontecimientos de la vida

La depresión suele estar provocada por una experiencia vital traumática o difícil.

Esto podría incluir:

  • La pérdida de una relación
  • El desempleo o la pérdida de un trabajo
  • Duelo por una persona, un lugar o la salud
  • Cambios importantes, como tener un hijo o empezar un nuevo trabajo
  • Experimentar abusos físicos o sexuales
  • Ser oprimido o acosado

Es importante reconocer que a veces estas cosas pueden ocurrir en nuestras vidas y no por ello desarrollamos una depresión. A menudo tenemos suficiente apoyo a nuestro alrededor para superar estas situaciones difíciles sin que ello repercuta en nuestra salud mental a largo plazo.

Experiencia de la infancia

Experimentar dificultades o traumas en la infancia aumenta la probabilidad de desarrollar depresión en la edad adulta. Los traumas en la infancia incluyen:

  • Negligencia
  • Abuso físico, sexual o emocional
  • Duelo
  • Problemas graves de salud mental de los miembros de la familia
  • Adicción
  • Acontecimientos traumáticos como la guerra o la violencia extrema

Se cree que experimentar una serie de traumas menores -pero no por ello menos difíciles- puede tener un mayor impacto en su predisposición a la depresión que experimentar un evento traumático mayor.

Trastornos concurrentes

Es común que las personas con otras condiciones de salud mental también experimenten depresión.

Esto suele deberse al estrés o a la dificultad para controlar los síntomas del problema de salud mental subyacente.

Los trastornos más comunes que se producen son:

  • Trastornos de la alimentación
    • Los estudios han descubierto que entre el 33 y el 50% de los pacientes con anorexia tienen un trastorno coexistente, como la depresión.
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno bipolar

Desgraciadamente, la existencia de estas condiciones tiende a aumentar la gravedad de los síntomas en ambos trastornos.

Abuso de sustancias

Abusar del alcohol y de las drogas recreativas puede causar depresión. Esto es cierto tanto para las personas que abusan de sustancias en su totalidad como para las que beben o toman drogas de forma intermitente. Algunas drogas, incluido el alcohol, son depresores que pueden hacer que nos sintamos extremadamente bajos y vacíos tras su consumo. Esto puede desencadenar un episodio de depresión.

Las investigaciones han revelado que más del 20% de las personas que viven en Estados Unidos con un trastorno del estado de ánimo, como la depresión o la ansiedad, padecen también un trastorno por consumo de sustancias.

Asimismo, más del 20% de las personas que padecen un trastorno por consumo de sustancias en Estados Unidos sufren también un trastorno del estado de ánimo, como la depresión.

Genética

Se ha investigado mucho sobre la genética de la depresión, pero hasta ahora no se ha identificado ningún gen específico. Sin embargo, sabemos que si se tienen antecedentes familiares de depresión, es más probable que se desarrolle la enfermedad.

Esto podría ser biológico, pero también podría estar relacionado con comportamientos aprendidos y mecanismos de afrontamiento. Además, la forma en que vemos a nuestros padres o cuidadores vincularse y socializar cuando somos niños puede repercutir en nuestra salud mental como adultos.

Impactos en la salud física

En los últimos años se ha prestado mucha atención a la investigación de las repercusiones de la depresión en la salud física. Esto se debe, en parte, a las graves repercusiones que tiene la depresión en los trabajadores: es una de las enfermedades mentales más comunes en el lugar de trabajo y una de las principales causas de baja laboral.

Una investigación del Instituto Nacional de la Salud descubrió que los adultos que viven con un trastorno depresivo, o con síntomas de depresión, tienen un 64% más de riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria.

Una investigación llevada a cabo en 2002 por el Instituto Nacional de Salud Mental descubrió que entre el 10 y el 27% de los pacientes que han sufrido un ictus padecen depresión, y uno de cada tres individuos que han sufrido un infarto de miocardio desarrolla depresión.

Cuidar su salud mental

Si se experimentan síntomas graves de depresión, emprender las tareas cotidianas y el autocuidado puede ser un reto. Centrarse en el cuidado de la salud física puede aliviar los síntomas.

  • Apunte a un sueño de calidad
    • Los problemas de sueño son habituales en las personas con depresión. Intente dar prioridad a un sueño adecuado y hable con un especialista para que le asesore sobre la salud del sueño.
  • Sigue una dieta equilibrada
    • Comer de forma regular y equilibrada mantiene los niveles de azúcar en sangre y mantiene estables las hormonas. Esto puede mejorar en gran medida sus síntomas.
  • Tomar aire fresco y hacer ejercicio
    • Las actividades suaves y conscientes, como el yoga, la natación o los paseos, estimulan las endorfinas y aumentan el estado de ánimo. Salir al aire libre es el mejor lugar para hacer ejercicio para tu salud mental.

Cómo obtener ayuda para la depresión clínica

En GIA Miami, ofrecemos un tratamiento de salud mental basado en la evidencia y dirigido por expertos en la vanguardia de la ciencia médica. Nos mantenemos al día con las investigaciones más recientes, ayudando a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos de recuperación.

Estamos especializados en la terapia TMS, un tratamiento seguro y eficaz para las personas que viven con depresión. Esta es una forma de una serie de terapias de estimulación cerebral que son especialmente útiles para las personas que no responden al tratamiento de la depresión con medicamentos y están buscando una solución de tratamiento alternativo.

Tratamos la depresión de forma holística, utilizando una combinación de terapias para proporcionar un proceso de recuperación completo y global a todos nuestros clientes.

Nuestras opciones de tratamiento incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual
  • Terapia dialéctico-conductual
  • Terapia TMS
  • Terapia de conversación
  • Terapia de grupo
  • Terapia familiar
  • Terapia de pareja

Entendemos que la recuperación es un reto, pero no tiene por qué ser incómoda. Nuestro centro en el centro de Miami ofrece una gama de instalaciones de tratamiento que le permiten recuperarse con comodidad y seguridad.

Contacte con nosotros hoy mismo

En GIA Miami, sabemos que la depresión es una condición debilitante. Ofrecemos los enfoques de tratamiento más avanzados y actualizados, basados en la evidencia y adaptados a sus necesidades específicas y objetivos de recuperación. Nuestras instalaciones de tratamiento proporcionan un ambiente seguro y cómodo para recuperarse completamente y comenzar a vivir su mejor vida.

Si vive con depresión o experimenta síntomas de depresión, póngase en contacto con nosotros hoy mismo para una consulta gratuita. No deje que la enfermedad mental se apodere de su vida. Permítanos guiarle hacia una vida más feliz y saludable.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram