Exploración de la relación entre el consumo problemático de sustancias y el trauma

Exploración de la relación entre el consumo problemático de sustancias y el trauma

Autor: GIA Miami
Publicado: March 8, 2022

La recuperación a largo plazo de la adicción requiere examinar las causas subyacentes del comportamiento adictivo. Implica preguntarse por qué se busca y se consume una sustancia. 

Para muchas personas, las sustancias se utilizan como un mecanismo de afrontamiento del dolor, para llenar algún tipo de vacío o como una forma de relajarse y escapar. Superar estas causas subyacentes es una parte fundamental para mantener la sobriedad y evitar la recaída. Si no se superan y se abordan estas causas, se podría reiniciar el abuso de sustancias una vez más.

Además de lo anterior, el trauma es un factor que impulsa el comportamiento adictivo. Los traumas infantiles, o las experiencias adversas en la infancia, aumentan la probabilidad de desarrollar un trastorno por consumo de sustancias (SUD) y otras enfermedades mentales. El trastorno de estrés postraumático (TEPT), una condición que se desarrolla después de un evento único o una serie de eventos angustiantes, también está asociado con los SUD.

Pero, ¿por qué los traumas conducen al consumo problemático de sustancias? Este blog desvela algunos de los mecanismos que subyacen a esta conexión.

¿Cómo aumentan los traumas infantiles el riesgo de abuso de sustancias?

Las experiencias de la infancia pueden tener un profundo efecto en el resto de nuestra vida. Las percepciones de nosotros mismos y del mundo que nos rodea que nos formamos cuando somos más jóvenes pueden moldear la forma en que se desarrolla nuestro cerebro e influir en nuestro carácter de adultos. Las experiencias angustiosas también pueden detener el desarrollo de ciertas partes del cerebro, dejándonos incapaces de funcionar o responder bien en ciertas situaciones.

El trauma infantil puede adoptar muchas formas, como el abuso físico, sexual y emocional, la negligencia y la disfunción del hogar. Puede implicar la muerte de uno de los padres, ser testigo de violencia o la separación de los padres.

Una amplia investigación científica ha relacionado los traumas infantiles con un mayor riesgo de adicción y ha explorado los mecanismos subyacentes. Los científicos proponen varias teorías diferentes que podrían explicar la conexión.

Un estudio publicado en la revista Biological Psychiatry descubrió que los traumas infantiles alteran las vías de recompensa en nuestro cerebro. La adicción también altera estas vías, haciendo que el cerebro produzca fuertes impulsos de repetir el consumo de sustancias para experimentar el subidón placentero, la recompensa. Al alterar estas vías cuando una persona es joven, el trauma infantil podría hacer que una persona sea más propensa a desarrollar una adicción a una sustancia.

Otro estudio descubrió que los traumas de la infancia pueden disminuir la respuesta al estrés del cortisol de nuestro cuerpo, que nos ayuda a calmarnos después de acontecimientos angustiosos. La disminución de la respuesta del cortisol está relacionada con el abuso del alcohol y la experimentación con drogas, dos formas de consumo problemático de sustancias. 

¿Cuál es la relación entre el trastorno de estrés postraumático y el abuso de sustancias?

El TEPT puede desarrollarse después de que alguien presencie o experimente un acontecimiento angustioso o aterrador o una serie de acontecimientos angustiosos. Los síntomas pueden incluir escenas retrospectivas, depresión, ansiedad, distanciamiento y pesadillas. 

Muchas personas experimentan efectos persistentes después de un incidente traumático, pero éstos deberían aliviarse naturalmente en unos pocos meses. Si los síntomas persisten, es importante recibir tratamiento para ayudar al cerebro a procesar completamente el suceso y permitirle superarlo.

Los síntomas del TEPT pueden ser extremadamente angustiosos y afectar a la vida cotidiana. Sin el apoyo adecuado, las personas pueden recurrir a las drogas y al alcohol para hacer frente a los síntomas o como forma de automedicación. Pueden buscar drogas para aliviar la ansiedad o para mejorar su estado de ánimo y aliviar los sentimientos de depresión.

La relación entre el TEPT y el abuso de sustancias es quizás más evidente en la experiencia de los veteranos de Estados Unidos. Aproximadamente uno de cada cinco veteranos con TEPT también tiene un SUD. Sin embargo, este patrón también persiste en la población general, ya que la investigación ha encontrado que las tasas de SUD están fuertemente correlacionadas con el trauma infantil y los síntomas de TEPT en la población civil.

Recuperación y sobriedad

Aunque experimentar un trauma hace probable el desarrollo de una adicción, la mayoría de las personas que experimentan un trauma no llegan a abusar de las drogas y el alcohol. Además, ofrecer apoyo y terapia a los supervivientes y testigos del trauma -incluida la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR)- puede ayudar a las personas a procesar los acontecimientos traumáticos y a afrontar los efectos de forma saludable.

Las personas que luchan contra la adicción y el trauma simultáneamente pueden recibir tratamiento para ambas condiciones a través de programas de diagnóstico dual, que proporcionan una experiencia de tratamiento holístico para facilitar la recuperación a largo plazo. 

Los efectos del abuso de sustancias y de los traumas pueden ser devastadores y afectar gravemente a la vida cotidiana. Sin embargo, los métodos eficaces de tratamiento y prevención del trauma, el TEPT y la adicción promueven una vida satisfactoria y productiva.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram