¿Por qué mi ansiedad es peor por la noche?

¿Por qué mi ansiedad es peor por la noche?

Categoría: ,
Autor: GIA Miami
Publicado: August 18, 2022

Ansiedad nocturna

Definir la ansiedad

La ansiedad es una emoción humana normal, que engloba sentimientos como la preocupación, la aprensión y el nerviosismo. Algunas personas son propensas a la ansiedad porque tienen un temperamento ansioso por naturaleza. Para otras, su ansiedad es tan intensa que pueden padecer una enfermedad mental conocida como Trastorno de Ansiedad General o TAG. La ansiedad puede ser temporal, crónica o incluso causar preocupación a las personas durante toda su vida.

Los trastornos de ansiedad pueden ser debilitantes hasta el punto de que una persona es incapaz de trabajar o funcionar cómodamente en la sociedad. Sin embargo, existen varias modalidades que se utilizan habitualmente para controlar la ansiedad con éxito y para tratar los trastornos de ansiedad.

Ansiedad nocturna

Para muchas personas, la ansiedad empeora por la noche. Durante el día, tienen trabajo, obligaciones familiares y tareas que atender, lo que les ayuda a mantener su mente alejada de la ansiedad. Al mantenerse constantemente ocupados, pueden mantener a raya sus sentimientos de ansiedad. Pero por la noche, con menos distracciones y cuando está oscuro, la ansiedad puede volver a aparecer en el espacio dejado por la ausencia de actividad intensa.

Cuando las personas experimentan más ansiedad en las horas de la noche, les resulta muy difícil conciliar el sueño. Pueden experimentar pensamientos acelerados, con su mente en sobremarcha. Las personas pueden encontrarse repitiendo las preocupaciones de todo el día, lo que altera gravemente su rutina de sueño.

Si al final se consigue conciliar el sueño, es un paso en la dirección correcta, pero todavía no se garantiza un sueño reparador. Muchas personas se despiertan a primera hora de la mañana llenas de miedo. Si sus niveles de ansiedad son elevados, pueden sufrir sudores nocturnos, la reacción fisiológica del cuerpo al estrés. Si se sienten amenazados o empiezan a imaginar que les esperan acontecimientos terribles, pueden incluso experimentar un subidón de adrenalina. Esta es la respuesta de lucha o huida del cuerpo ante un peligro percibido. Sin embargo, estos peligros casi nunca se dan en la realidad, sino que existen por completo en la mente de la persona.

Los ataques de pánico nocturnos son otro síntoma bastante dramático de la ansiedad grave por la noche. Se producen con mayor frecuencia entre la 1:30 y las 3:30 de la madrugada. Las personas se despiertan de forma repentina y brusca, en un estado de alarma y de gran ansiedad. Esto suele ocurrir sin motivo aparente y en respuesta a ningún desencadenante claro. El trastorno de pánico se produce cuando los ataques de pánico se vuelven recurrentes. En consecuencia, también pueden empezar a producirse en momentos distintos a la mitad de la noche.

Los ataques de pánico suelen alcanzar su punto álgido en unos pocos minutos, y pasan en diez. Las emociones fuertes pueden tardar en remitir, por lo que conciliar el sueño puede ser difícil.

Afortunadamente, hay formas de controlar la ansiedad nocturna, principalmente mediante la aplicación de cambios en el estilo de vida y el establecimiento de una rutina saludable a la hora de acostarse.

Causas de la ansiedad nocturna

Aparte de los factores mencionados anteriormente, hay otros parámetros que pueden hacer que las personas experimenten ansiedad por la noche, y también en general.

Ritmo Circadiano

Por la noche, el cuerpo comienza a prepararse para el descanso y el sueño reparador. Es un momento de transición entre la actividad diurna y el descanso total al dormir. Cuando la mente de una persona sigue en marcha y está inquieta y excitada, el cuerpo suele responder estando también tenso.

Si el sistema nervioso simpático está activado por el estrés y la preocupación, preparará al cuerpo para responder al peligro percibido, real o imaginario. El ritmo cardíaco de una persona puede aumentar y su respiración se vuelve superficial. Incluso cuando estos signos físicos están ausentes o son leves, el cuerpo de una persona se está preparando para actuar si es necesario, justo lo contrario de lo que se necesita para calmar la ansiedad y volver a un estado de relajación.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño no sólo se refieren a la privación del sueño, sino también a la dificultad para dormir adecuadamente, en términos de duración y calidad, y en momentos adecuados. Se sabe que los trastornos del sueño contribuyen en gran medida a la ansiedad, en particular a la ansiedad nocturna. Con el tiempo, empeoran la ansiedad en cualquier momento del día, porque el cuerpo, la mente y el sistema nervioso están constantemente cansados. Esta es sin duda la razón por la que muchas medidas adoptadas para controlar la ansiedad se centran en ayudar a las personas a tener un sueño reparador.

Además, si la privación del sueño puede empeorar la ansiedad nocturna, lo contrario también es cierto. La ansiedad en general, y en particular la ansiedad nocturna, hacen que a una persona le cueste conciliar el sueño, y que siga durmiendo hasta que haya descansado lo suficiente. Es una especie de círculo vicioso.

Traumas recientes y experiencias difíciles en la infancia

Las experiencias traumáticas recientes pueden empeorar la ansiedad. Una persona puede tardar en procesar el trauma. Durante el día, los recuerdos o las imágenes dolorosas pueden parecer menos aterradoras. Por la noche, cuando caen las sombras, pueden volver y parecer mucho más amenazantes. Además, la mente es propensa a pensar de forma menos racional a última hora de la tarde o en mitad de la noche, y la ansiedad nocturna puede resultar desproporcionada.

Es probable que los recuerdos de experiencias difíciles, en la infancia, la adolescencia o los primeros años de la vida adulta, estén más arraigados. Un ejemplo común es el abuso físico o emocional. Estos recuerdos pueden causar ansiedad a largo plazo y, de nuevo, los demonios del dolor pasado pueden resurgir con mayor intensidad cuando el día está terminando en forma de ansiedad nocturna.

Problemas gastrointestinales

Existe una estrecha relación entre el intestino y los sentimientos de ansiedad o miedo. Si alguna vez has sentido mariposas en el estómago o has sentido que se revuelve por la aprensión o el estrés, sabrás que la comida es lo último en lo que piensas. Por el contrario, la indigestión crónica y los problemas digestivos recurrentes pueden empeorar la ansiedad. La ansiedad nocturna puede empeorar si una persona no ha podido cenar adecuadamente, o si su cuerpo está demasiado tenso para procesar los alimentos correctamente.

Trastornos de ansiedad preexistentes

Algunas personas se ponen ansiosas con mucha más frecuencia e intensidad que la mayoría de nosotros, y esto puede afectar significativamente a su vida. El temperamento ansioso puede ser genético: si una persona desarrolla ansiedad en su juventud, lo más probable es que tenga un componente hereditario.

Se considera que una afección es preexistente si ya está presente cuando la persona busca el consejo de un profesional de la salud mental. A menudo, consultan a un médico para que les ayude a controlar el estrés porque ven que sus síntomas de ansiedad persisten o empeoran. Un profesional médico reconocerá el problema de ansiedad ya presente antes de la consulta, y sugerirá opciones de tratamiento y herramientas para reducir la ansiedad.

Ansiedad nocturna y trastorno depresivo mayor

La depresión es otro de los numerosos trastornos mentales que varían en intensidad. También puede empeorar por la noche, sobre todo al anochecer, y más aún en las regiones donde las noches de invierno son largas. En general, las investigaciones indican una conexión definitiva entre la depresión y la ansiedad.

En algunos individuos, la ansiedad puede ser secundaria a la depresión; es decir, la depresión aparece primero y la ansiedad es una consecuencia. En otros, ambas afecciones se desarrollan al mismo tiempo, lo que se conoce como comorbilidad. En este último caso, se recomienda encarecidamente la ayuda profesional, ya que puede ser difícil para una persona manejar estas dos condiciones médicas simultáneas sin ayuda.

¿Qué factores desencadenan la ansiedad?

La ansiedad puede desencadenarse por una acumulación gradual de experiencias negativas o por un acontecimiento desagradable puntual. El estrés, la frustración, la inseguridad, etc., pueden acumularse en el interior de una persona hasta el punto de que sus niveles de ansiedad perturben su vida. Los traumas recientes también son una causa común de ansiedad. Y la ansiedad nocturna, cuando la persona tiene más tiempo para preocuparse e imaginar resultados terribles, hace que la persona sea menos resistente emocionalmente. Las cosas pequeñas, por ejemplo, un pequeño desacuerdo, un error fácilmente subsanable en el trabajo, un corte de tráfico, un olvido, etc., pueden provocar disgustos y preocupaciones.

Otros desencadenantes comunes son:

  • cafeína, saltarse las comidas: Ambos pueden hacer que los niveles de azúcar en sangre caigan en picado, induciendo sentimientos de ansiedad.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos contienen ingredientes activos que pueden hacer que las personas se sientan mal o inquietas, provocando pensamientos intranquilos.
  • preocupaciones financieras: Afectan a la sensación fundamental de seguridad de una persona y provocan ansiedad.
  • conflictos: Discusiones o tensiones en casa, conflictos en el trabajo, etc.
  • Reuniones sociales, encuentros y actos públicos: Algunas personas se sienten muy incómodas y se ponen ansiosas cuando se dirige demasiada atención hacia ellas, y no pueden retirarse a un segundo plano.
  • Pensamiento negativo y narrativa interna: Si el diálogo interno de una persona en torno a su situación actual, los acontecimientos del día, etc., es negativo, pintará una imagen sombría de sí misma y de su vida. Esto puede provocar una mayor ansiedad.

Tratamiento de la ansiedad

Cada persona experimenta la ansiedad de forma diferente. Las bases para tratar la ansiedad nocturna son el sueño adecuado, el descanso y la relajación, y la nutrición. De todos ellos, el sueño es posiblemente el más importante, ya que el único momento en que una persona puede escapar de los pensamientos compulsivos y acelerados, y permitir que su mente descanse, es cuando está dormida. Un sueño sano requiere también un estilo de vida saludable.

Estudios revisados por expertos, como los realizados por los NIH, concluyen que existe una fuerte conexión entre las alteraciones del sueño y la ansiedad.

Una rutina saludable antes de dormir debe comenzar con ejercicios de relajación de algún tipo, para permitir que la mente y el cuerpo comiencen a relajarse. Un largo baño caliente, un té de manzanilla u otras infusiones sin cafeína son un buen comienzo para muchas personas. También se sabe que los suplementos de hierbas, como la corteza de magnolia, favorecen un sueño profundo.

También debe evitarse la exposición a la luz azul dos horas antes de dormir. La luz azul es una frecuencia natural de la luz solar, pero también la emiten las pantallas de televisión, los ordenadores portátiles, las tabletas, los teléfonos, etc. El cerebro -engañado para que piense que es hora de estar bien despierto- responde produciendo menos melatonina. La melatonina baja es un obstáculo para conciliar el sueño.

La ansiedad, sobre todo por la noche, puede alterar gravemente su vida. No sólo los sentimientos constantes de ansiedad son agobiantes y difíciles de manejar, sino que el estrés, la falta de sueño y otras consecuencias de la enfermedad también pueden hacer que te sientas miserable.

En GIA Miami, ofrecemos un servicio de tratamiento muy completo, que combina tecnologías avanzadas y el apoyo compasivo de nuestros expertos, para ayudarle a recuperar una salud mental vibrante y duradera. Trabajamos con usted para crear un programa de recuperación a medida que se adapte mejor a sus necesidades individuales. Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para obtener más información.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram