• English
  • Español
    • English
    • Español

    ¿Puede la depresión provocar la caída del cabello?

    ¿Puede la depresión provocar la caída del cabello?

    Categoría: 
    Autor: GIA Miami
    Publicado: March 24, 2022

    Cuando pensamos en la depresión, a menudo nos imaginamos experimentando sentimientos de tristeza, desesperanza o un estado de ánimo pesimista. Todos estos síntomas mentales son correctos. Pero ¿sabías que los efectos adversos de la depresión son aún más generalizados?

    Nuestra mente y nuestro cuerpo están interconectados, y el dolor y las enfermedades físicas pueden hacernos sentir deprimidos o desesperados. Asimismo, la depresión puede afectar a nuestros sistemas orgánicos y desencadenar un montón de síntomas físicos inesperados, incluida la caída del cabello.

    En este post, respondemos a la pregunta "¿puede la depresión provocar la caída del cabello?" y exploramos todo lo que necesita saber sobre la depresión y la caída del cabello, empezando por las causas de la caída del cabello, quién está en riesgo y lo que dicen las investigaciones sobre la depresión como factor desencadenante de la salud capilar.

    Si está experimentando esta molesta condición, sepa que el conocimiento es poder. Conocer la raíz de este problema puede ayudarle a encontrar tratamientos eficaces para superarlo. 

    ¿Qué causa la caída del cabello?

    Para la mayoría de nosotros, la caída del cabello es una condición que aparece gradualmente a medida que envejecemos. Por ejemplo, puede empezar a notar que se le cae más pelo cuando se ducha o se cepilla el cabello a medida que envejece. El cabello también puede volverse más fino y romperse con facilidad. Asimismo, la línea de nacimiento del cabello puede empezar a retroceder lentamente, o puede empezar a notar calvas (alopecia).

    Aparte de la edad, millones de personas sufren la caída del cabello. Durante años, la Asociación de la Academia Americana de Dermatología ha estudiado las causas fundamentales de esta afección y la eficacia de los tratamientos particulares para cada caso. A su vez, la asociación ha descubierto que esta incómoda afección puede producirse debido a diversos factores, entre ellos:

    • Genética y antecedentes familiares
    • Tratamientos contra el cáncer
    • Cambios hormonales (por ejemplo, desequilibrio hormonal, parto)
    • Falta de vitaminas o minerales (biotina, zinc, hierro)
    • Falta de proteínas en la dieta
    • Ciertos medicamentos
    • Tratamientos capilares abrasivos
    • Afecciones médicas, como enfermedades de transmisión sexual, infecciones del cuero cabelludo, problemas de tiroides y un sistema inmunitario debilitado
    • Estrés crónico, traumas y depresión

    Para responder a la pregunta "¿puede la depresión provocar la caída del cabello?", dediquemos un momento a comprender cómo la depresión puede convertirse en la causa subyacente.

    Depression and Hair Loss

    La depresión se está convirtiendo en uno de los problemas de salud mental más extendidos en todo el mundo. En Estados Unidos, aproximadamente 21 millones de adultos sufren depresión. En algunos casos, los síntomas de la depresión pueden ser leves, temporales y estar relacionados con un acontecimiento adverso (por ejemplo, la pérdida de un trabajo, una relación o un ser querido).

    Sin embargo, en otros casos, la depresión puede instalarse profundamente en la vida de uno y afectarlo todo, incluidos nuestros comportamientos, pensamientos, emociones, relaciones, salud y visión del mundo. Cuando esto ocurre, podemos estar sufriendo una depresión clínica.

    La depresión clínica puede ocurrir en cualquier etapa de nuestra vida; puede ocurrir como un episodio puntual o volverse persistente. Independientemente de la causa, la depresión clínica tiene el poder de comprometer nuestra salud mental y física. Puede debilitar nuestro sistema inmunitario, provocar dolores físicos, alterar nuestros patrones de sueño y alimentación e impedir el crecimiento del cabello. Cualquiera de estas condiciones puede mantener a su cuerpo en un estado constante de estrés o alarma.

    Hasta la fecha, los investigadores siguen estudiando la relación entre la depresión y la caída del cabello. Sin embargo, lo que sí saben es que el estrés asociado a la depresión puede desencadenar la pérdida de cabello de diferentes maneras.

    Tricotilomanía

    Esta afección desencadena la necesidad de tirarse del pelo como mecanismo de afrontamiento del estrés, la ansiedad o la depresión. Al igual que algunas personas pueden comer en exceso, consumir sustancias o adoptar otros tipos de estrategias de afrontamiento poco saludables, algunas personas pueden tirarse del pelo para hacer frente a sentimientos abrumadores.

    La tricotilomanía puede provocar en algunas personas la aparición de calvas en distintas zonas de la cabeza o el retroceso de la línea de nacimiento del cabello.

    Efluvio telógeno

    Las formas persistentes, moderadas o severas de estrés pueden interrumpir la actividad de algunas de sus funciones corporales, incluido el crecimiento de los folículos pilosos. A veces, cuando el cuerpo intuye una amenaza o un acontecimiento adverso, hiperactiva algunos órganos y funciones del sistema y hace que otros descansen.

    Este mecanismo de respuesta al estrés es necesario para la supervivencia. Por desgracia, el crecimiento del cabello no es una de las funciones necesarias para controlar el estrés o los síntomas depresivos. En consecuencia, el cuerpo indicará a los folículos pilosos que entren en una fase de reposo hasta que el factor estresante percibido desaparezca.

    Por desgracia, en el caso de niveles elevados de estrés o depresión, la mente puede engañar al cuerpo haciéndole creer que el factor estresante está continuamente ahí. Esto puede retrasar la capacidad del cabello para volver a crecer.

    Alopecia Areata

    Se trata de una enfermedad en la que el sistema inmunitario del organismo ataca por error a los folículos pilosos, provocando la caída del cabello. Esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, incluidos niños, adolescentes y adultos.

    Los investigadores han descubierto que los acontecimientos estresantes o la depresión no son una causa directa de la alopecia areata. Sin embargo, en algunos casos, las personas han informado de que después de experimentar altos niveles de estrés o depresión, han experimentado alopecia areata.

    A su vez, padecer alopecia areata puede contribuir a que las personas sufran distintos tipos de problemas de salud mental, como bajo estado de ánimo, problemas de confianza en sí mismo o autoestima y depresión. Esto puede ocurrir especialmente en los casos de alopecia areata grave, en los que la persona tiene calvas de pérdida de cabello.

    Antidepresivos

    Algunos medicamentos pueden provocar la caída del cabello, aunque no es frecuente. Algunos de estos medicamentos pueden ser los antidepresivos.

    Un estudio comparativo analizó el riesgo de experimentar pérdida de cabello debido a los medicamentos antidepresivos. El estudio revisó los efectos secundarios notificados por un grupo significativamente grande de personas (1.025.140) que tomaron antidepresivos en la última década en Estados Unidos.

    En la lista de medicamentos prescritos, el estudio descubrió que las personas que tomaban medicamentos que contenían el ingrediente bupropión tenían un mayor riesgo de experimentar pérdida de cabello que otras que tomaban antidepresivos con ingredientes diferentes, como la fluoxetina y la paroxetina.

    ¿Puede volver a crecer el cabello perdido por la depresión?

    Ver cómo el cabello se adelgaza o se cae puede provocar, comprensiblemente, un cúmulo de emociones. El cabello es una parte importante de la imagen que tenemos de nosotros mismos, así que cuando experimentamos un cambio físico negativo visible para los demás, puede desencadenar un estado de ánimo bajo, problemas de autoestima, ansiedad y depresión.

    Pero queremos darle esperanza haciéndole saber que tanto la depresión como la caída del cabello relacionada con el estrés son condiciones tratables. De hecho, lo más probable es que cuando trates tus síntomas depresivos, también veas mejoras en el crecimiento de tu cabello.

    ¿Cómo afrontar la caída del cabello por depresión?

    La caída del cabello debida a la depresión o a otros trastornos mentales suele ser tratable. La mayoría de las veces, una vez que aprendemos a lidiar con el estrés y los efectos psicológicos de la depresión, nuestro cabello empezará a crecer de nuevo.

    El crecimiento del cabello puede producirse tan rápidamente como en unos pocos meses, siempre que busquemos las opciones de tratamiento adecuadas. He aquí algunos consejos que pueden ayudarte a superar esta incómoda condición:

    Busque la opinión de un especialista en pérdida de cabello

    En primer lugar, es importante que determine la causa de la caída del cabello. Como hemos mencionado anteriormente, a veces la pérdida o el adelgazamiento del cabello se debe a la genética o al envejecimiento. Si ese no es el caso, todavía hay diferentes tipos de condiciones de pérdida de cabello.

    Un especialista en pérdida de cabello podrá guiarle hacia la raíz de este problema tan común. Pero siempre es importante saber si ha tenido problemas de salud mental últimamente o eventos adversos en su vida.

    Terapia

    ¿La depresión es la causa de la caída del cabello? ¿O es la pérdida de cabello la que le hace sentirse deprimido? A veces, no es fácil evaluar qué condición es la primera. Pero mientras tengas una depresión, puede ser difícil que tu cabello recupere su vitalidad y fuerza.

    Los estudios han demostrado que la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser un gran recurso para controlar los síntomas de la depresión que coexisten con las condiciones de pérdida de cabello. Este tipo de terapia también es beneficiosa si te dedicas a tirar del pelo.

    Un terapeuta no sólo puede proporcionarle apoyo emocional durante el tratamiento, sino que puede ayudarle a adquirir habilidades de afrontamiento alternativas para manejar sentimientos abrumadores y situaciones difíciles.

    Terapia de estimulación magnética transcraneal (TMS)

    Para algunas personas, la depresión clínica puede llegar a ser tan penetrante o intensa que puede resistirse a las opciones de tratamiento habituales. Si esto le ocurre, queremos hacerle saber que existen tratamientos modernos.

    En la última década, la Food and Drug Administration (FDA) ha aprobado el uso de la terapia de estimulación magnética transcraneal (EMT) como forma de estimulación cerebral no invasiva para el tratamiento de la depresión. La EMT es indolora, eficaz y no interrumpe sus responsabilidades o su rutina diaria.

    Te mereces una vida plena

    En GIA Miami, desarrollamos continuamente opciones de tratamiento para las personas que sufren de depresión y sus desafiantes síntomas mentales y físicos.

    Hemos prestado atención a reunir un equipo de profesionales y a diseñar una instalación que promueva su bienestar mental y su sensación de paz. En GIA Miami, queremos que la gente se sienta como en casa.

    Si ha estado luchando contra la depresión, póngase en contacto con nosotros cuando se sienta preparado.

    Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
    Obtenga la ayuda que se merece hoy
    Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
    Llame hoy 833.713.0828
    crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram