¿Qué es la ansiedad de alto funcionamiento?

¿Qué es la ansiedad de alto funcionamiento?

Categoría: 
Autor: GIA Miami
Publicado: October 18, 2022

¿Se siente nervioso la mayor parte del tiempo? ¿O se da cuenta de que no para de juguetear con algo, o de que hace rebotar la pierna? Si es así, podría estar sufriendo un trastorno de ansiedad.

A menudo, esto puede ser una experiencia debilitante. Algunas personas que padecen el trastorno se ven incapaces de gestionar plenamente la vida cotidiana. Otros, sin embargo, son capaces de controlar los síntomas del trastorno. Es probable que estas personas sufran de ansiedad de alto funcionamiento.

Es posible que muchas personas con ansiedad de alto funcionamiento no se den cuenta de que padecen trastornos de ansiedad. Dado que parecen ser capaces de gestionar eficazmente las responsabilidades de la vida cotidiana, las personas con ansiedad de alto funcionamiento a menudo no buscan tratar el trastorno.

Al leer este artículo, comprenderás un poco más cómo es la ansiedad de alto funcionamiento y dónde puedes obtener ayuda si crees que la necesitas.

Anxiety Disorder

Trastorno de ansiedad

Según las estadísticas elaboradas por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), se calcula que el 19,1% de los adultos estadounidenses mayores de 18 años sufrieron un trastorno de ansiedad el año pasado. Lo que equivale a casi uno de cada cinco individuos, es probable que alguien que usted conozca haya sufrido de ansiedad en algún momento de su vida.

Para ayudarte a entender mejor cómo puede ser la ansiedad, te ayudará conocer los diferentes síntomas que forman parte de esta condición.

Síntomas de ansiedad

La ansiedad es una enfermedad real, con síntomas tanto físicos como emocionales. Al igual que la rotura de un brazo necesita tratamiento, los trastornos de ansiedad también lo necesitan.

Según el manual de diagnóstico y estadística de los trastornos mentales (DSM-5), los profesionales clínicos buscan criterios diagnósticos específicos para el diagnóstico de un trastorno de ansiedad. Un profesional médico solo puede dar un diagnóstico oficial de ansiedad si encuentra algunos de los criterios específicos establecidos en el DSM-5, que puedes encontrar aquí.

Algunos de los síntomas físicos de la ansiedad son:

  • Una desagradable sensación de hundimiento o agitación en el estómago
  • Sensación de mareo o vértigo
  • Sensación de inquietud o incapacidad para sentarse
  • Dolores de cabeza, dolor de pecho o cualquier otro dolor corporal asociado a la tensión muscular
  • Aumento de la frecuencia respiratoria debido a un ataque de pánico
  • Ritmo o fuerza de los latidos del corazón irregulares o aumentados
  • Sudoración o sofocos
  • Problemas para dormir, incluido el insomnio
  • Rechinar los dientes, especialmente por la noche
  • Náuseas
  • Cambios en el deseo sexual
  • Ataques de pánico

Todos estos síntomas físicos están, con toda probabilidad, acompañados de algunos síntomas psicológicos o emocionales que pueden hacer que tener la enfermedad sea una experiencia debilitante.

Los síntomas psicológicos pueden incluir:

  • Sentirse ansioso, tenso o incapaz de relajarse
  • Adoptar hábitos nerviosos
  • Sentir una sensación de miedo o temer que algo malo esté a punto de suceder
  • Sentir que los demás pueden ver que estás ansioso y te miran.
  • Preocupación excesiva
  • Querer que los demás le tranquilicen y preocuparse de que se enfaden o se enfaden con usted
  • Preocupación por perder el contacto con la realidad
  • Bajo estado de ánimo o depresión
  • Rumiación, es decir, pensar en las cosas una y otra vez.
  • Despersonalización o desrealización: tipos de disociación en los que te sientes desconectado de tu mente y tu cuerpo, o del mundo que te rodea.

Si bien todos estos síntomas pueden existir en distintos grados dentro de las diferentes formas de ansiedad, la ansiedad puede tener muchas formas y tamaños diferentes. A continuación, exploramos las diferentes formas a través de las cuales un individuo puede experimentar la ansiedad.

Diferentes tipos de trastornos de ansiedad

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), existen cinco tipos principales de trastornos de ansiedad. Las estadísticas de la Anxiety and Depression Association of America (ADAA) sugieren que, de forma acumulada, estos cinco tipos principales de ansiedad afectan a 47 millones de personas en Estados Unidos.

Entre ellos se encuentran:

  • Trastorno de ansiedad generalizada
    • Se caracteriza por una ansiedad, preocupación y tensión persistentes, incluso cuando no hay nada que las provoque
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (OCD)
    • Este trastorno implica pensamientos obsesivos o comportamientos repetitivos, como lavarse las manos, contar, limpiar, y otros
  • Trastorno de pánico
    • Se caracteriza por episodios repentinos, inesperados y repetidos de miedo abrumador junto con síntomas físicos
  • Trastorno de estrés postraumático (PTSD)
    • Este trastorno se desarrolla tras la exposición a un acontecimiento traumático o terrorífico en el que se produjo o pudo producirse un daño físico grave
  • Fobia social (o trastorno de ansiedad social)
    • Se caracteriza por una excesiva ansiedad y timidez en situaciones sociales normales y cotidianas

A veces, estos trastornos de ansiedad pueden interponerse en las tareas, responsabilidades y actividades diarias. Si este es el caso, debes buscar asesoramiento médico profesional para recibir tratamiento.

Sin embargo, muchas personas pueden sentir los síntomas de la ansiedad, pero son capaces de controlar los síntomas y continuar con los retos de su vida. Se trata de personas con ansiedad de alto funcionamiento.

High-Functioning Anxiety

Ansiedad de alto funcionamiento

Es posible que las personas con ansiedad de alto funcionamiento no se den cuenta de que padecen un trastorno de salud mental. Esto se debe a que los que sufren de ansiedad de alto funcionamiento son capaces, a veces, de utilizar su condición para su beneficio.

Conocidas como características positivas, alguien con ansiedad de alto funcionamiento puede no llegar nunca tarde a eventos o reuniones porque se preocupa excesivamente por las consecuencias de llegar tarde. Los síntomas de la ansiedad de alto funcionamiento también pueden significar que las personas que la padecen son perfeccionistas o son muy receptivas a las emociones y sentimientos de los demás, con la preocupación de molestarlos. Sin embargo, estos rasgos positivos pueden ser perjudiciales para ellos.

Por ejemplo, las personas con ansiedad funcional alta, al llegar siempre temprano a los eventos, en realidad perderán tiempo cuando podrían relajarse o ser más productivos con ese tiempo. Tal vez su ansiedad funcional elevada haga que tarden más y se estresen en exceso al completar algo porque tiene que estar a un nivel inalcanzable de perfección. Su ansiedad funcional alta también puede hacer que se preocupen demasiado por lo que piensen los demás, lo que significa que podrían ser "complacientes con la gente".

Como puede ver, las personas que padecen ansiedad de alto funcionamiento podrían utilizarla en su beneficio, pero también puede haber inconvenientes. Sus síntomas de ansiedad subclínica -es decir, sus síntomas de ansiedad ocultos-, sin tratamiento, podrían dar lugar a otros trastornos de ansiedad con síntomas más graves.

Estas características negativas asociadas a la ansiedad de alto funcionamiento no tienen por qué continuar. Si buscas la ayuda de un profesional de la salud mental, puedes reducir el impacto de tu ansiedad de alto funcionamiento en tu vida.

Hay muchos servicios de salud mental que son capaces de tratar una enfermedad mental como la ansiedad de alto funcionamiento. Los profesionales de la salud mental bien formados son capaces de tratar los trastornos mentales de forma eficaz y compasiva, tanto si sufres depresión, ansiedad y OCD como cualquier otra cosa.

Cómo tratar los trastornos de ansiedad

Los profesionales médicos pueden tratar la ansiedad de alto funcionamiento del mismo modo que tratarían cualquier otra forma de ansiedad. Al hablar contigo y elaborar un plan de tratamiento, los médicos pueden sugerir muchos tratamientos diferentes, eficaces y revisados médicamente.

Estos pueden tener lugar en un centro de tratamiento, pero también puede practicar algunas formas de tratamiento sugeridas fuera de un centro de tratamiento, como el autocuidado.

Autocuidado

Practicar el autocuidado consiste en asegurarse de que le das a tu mente y a tu cuerpo lo que necesita, mejorando tu salud en general. Al practicar el autocuidado y las estrategias de afrontamiento, te estás valorando, lo que a su vez puede mejorar tu salud mental.

Algunas de estas prácticas y técnicas de autocuidado son:

  • Atención plena
  • Ejercicios de respiración, como la respiración profunda
  • Llevar una dieta saludable
  • Ejercicio aeróbico
  • Relajación muscular progresiva

Todas ellas tienen como objetivo calmar la mente y liberar la energía nerviosa que podría estar contribuyendo a los pensamientos acelerados y al estrés. Aunque estas prácticas pueden ayudar a reducir los síntomas de la ansiedad, es poco probable que te libren por completo de tu ansiedad de alto funcionamiento.

Puede tomar otras medidas para reducir su ansiedad con la ayuda de profesionales médicos. Pueden utilizar medicamentos como tratamientos primarios para combatir la ansiedad de alto funcionamiento.

Medicación

Muchas personas con ansiedad deciden tomar medicamentos para reducir sus síntomas y llevar una vida más feliz. Hay muchos tipos de medicamentos disponibles, la mayoría de los cuales tienen como objetivo reequilibrar las sustancias químicas del cerebro, un desequilibrio que los científicos creen que puede ser la causa de algunos trastornos mentales.

Algunos de estos medicamentos son:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs)
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (SNRIs)
  • Antidepresivos tricíclicos (TCAs)
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa (MAOIs)

Algunas personas pueden descubrir que, después de utilizar un medicamento antidepresivo, su ansiedad no mejora o empeora. Si este es el caso, puedes hablar de ello con tu médico, que puede sugerirte otra medicación o hacer que dejes de tomarla por completo.

Los profesionales médicos pueden utilizar a menudo medicamentos recetados junto con formas de terapia conductual.

Terapia

El objetivo de las terapias es, en su mayoría, conseguir que se cuestionen los patrones de pensamiento y comportamiento que pueden estar contribuyendo a su estado de salud mental. Hay muchas formas diferentes de terapia y los servicios de salud mental podrán ofrecerte la que más te convenga.

Estos pueden incluir:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC)
  • Gestión de contingencias (CM)
  • Terapia de conversación, incluyendo grupos de apoyo

Si tienes ansiedad grave, no pierdas la esperanza hasta que hayas probado todas las formas de tratamiento posibles. Todas las personas con ansiedad crónica, debido a factores genéticos y ambientales, responderán a los distintos tratamientos de manera diferente.

Where Can I Get Treatment

¿Dónde puedo recibir tratamiento?

¿Siente que puede estar luchando contra una ansiedad importante? Si es así, no se preocupe, hay ayuda disponible.

Aquí en GIA Miami, combinamos la tecnología de vanguardia con el cuidado y la compasión que es tan importante en el tratamiento de las condiciones de salud mental. Si usted es la primera persona en su familia que sufre, o si tiene un historial familiar de condiciones de salud mental, usted es tratable y puede encontrar la recuperación.

Si está preparado para iniciar su viaje hacia el bienestar, hable con un miembro de nuestro equipo hoy mismo.

Llámenos al 561.462.4099, o póngase en contacto con nosotros aquí, y dé su primer paso hacia la libertad, hoy mismo.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram