TMS para los trastornos alimentarios

TMS para los trastornos alimentarios

Categoría: 
Autor: GIA Miami
Publicado: August 23, 2022

Alrededor del 9% de la población estadounidense, es decir, 28,8 millones de personas, padecerán un trastorno alimentario a lo largo de su vida. Los trastornos alimentarios incluyen el trastorno por atracón, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. Estas enfermedades se asocian a elevadas tasas de mortalidad y morbilidad y a un deterioro de la calidad de vida.

Aunque los medicamentos recetados y las terapias conductuales pueden ayudar a algunos, todavía hay muchas personas que no responden a estos tratamientos.

La estimulación magnética transcraneal (TMS) es un tratamiento no invasivo que utiliza pulsos magnéticos para cambiar la actividad neuronal en el cerebro. Hablaremos de su eficacia y de dónde puede acudir para obtener ayuda si usted o un ser querido padecen un trastorno alimentario.

Trastornos alimentarios

Un trastorno alimentario es un trastorno de salud mental que se caracteriza por comportamientos alimentarios anormales que afectan negativamente a la salud física y/o mental. El trastorno por atracón, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son los más comunes de estos trastornos.

El trastorno por atracón afecta al 1,4% de las personas a lo largo de su vida, y afecta al doble de mujeres que de hombres. Entre los tratamientos más habituales se encuentran la terapia cognitivo-conductual (TCC) y los tratamientos farmacológicos. Sin embargo, aunque ambos han demostrado reducir los atracones, tienen un efecto limitado sobre el peso.

La anorexia se caracteriza por un peso bajo y un miedo intenso a ganar peso. Si tiene anorexia, es probable que restrinja la comida o haga demasiado ejercicio para controlar su peso. También puede pensar que tiene sobrepeso cuando está por debajo de su peso. Un pequeño porcentaje, el 0,6% de las personas, desarrollará anorexia a lo largo de su vida y los hombres representan sólo el 5-10% de las personas a las que afecta.

La bulimia se caracteriza por atracones excesivos seguidos de purgas. La purga implica el vómito y puede incluir la toma de laxantes o el ejercicio excesivo. Al igual que la anorexia, implica una obsesión por el aspecto físico. La bulimia afecta al 1,1% de las personas a lo largo de su vida y el 20% de las personas que la padecen son hombres.

Aproximadamente el 70% de las personas con anorexia y el 50% de las personas con bulimia se recuperan en cinco años. La recuperación del trastorno por atracón se estima en un 20-60%, por lo que los datos son menos claros.

Sólo el 10% de las personas con un trastorno alimentario recibe tratamiento y alrededor del 80% no recibe un tratamiento adecuado. Estos trastornos necesitan un mejor acceso y un tratamiento más eficaz.

Señales de un trastorno alimentario

Si sospecha que usted o un ser querido tiene un trastorno alimentario, es útil poder identificar los signos y síntomas comunes para poder buscar ayuda para ellos o para usted mismo si es necesario. Los síntomas varían en función de la persona y del trastorno concreto que padezca. Los síntomas más comunes a los que hay que prestar atención son los siguientes

  • Peso corporal anormalmente bajo o alto
  • Comer a escondidas
  • Ir al baño con frecuencia después de comer
  • Dieta irregular
  • Obsesión por ganar o perder peso
  • Culpa y vergüenza en torno a los hábitos alimentarios
  • Obsesión por la apariencia física
  • Estrés o malestar en torno a los hábitos alimentarios

Efectos de los trastornos alimentarios

Un trastorno alimentario tiene una amplia gama de efectos tanto físicos como psicológicos. Tiene la tasa de mortalidad más alta de todos los trastornos de salud mental después de la sobredosis de opioides, con 10.200 muertes anuales directamente relacionadas. Esto incluye la muerte por inanición del cuerpo y el cerebro y el suicidio.

Efectos físicos

La deshidratación y la desnutrición pueden causar insuficiencia renal, convulsiones, fatiga, estreñimiento y calambres musculares. No recibir suficientes nutrientes y proteínas puede provocar una disminución de la función inmunitaria y anemia.

Los problemas cardíacos son especialmente probables con la anorexia. Cuando el cuerpo no recibe suficiente alimento, empieza a descomponer sus propios músculos y otros tejidos. Existe un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca si el músculo del corazón empieza a descomponerse o si no recibe suficiente combustible para bombear la sangre correctamente.

El deterioro de las funciones cerebrales y la hipertermia se producen cuando no se tiene suficiente combustible para que el cerebro o el cuerpo funcionen correctamente. El cerebro utiliza el 20% de la energía del cuerpo, por lo que la disminución de la energía afectará a su capacidad de concentración, así como a otras funciones cerebrales. Si no tienes suficiente energía para que tu cuerpo se cure, puedes sufrir hipertermia.

Los problemas digestivos y los daños en los dientes y el esófago pueden producirse con un trastorno alimentario. Esto incluye náuseas y vómitos, obstrucción de los intestinos, dolor de estómago, infecciones bacterianas y fluctuaciones del azúcar en sangre. Vomitar a causa de las purgas puede desgastar el esmalte de los dientes y dañar el esófago.

Los cambios hormonales pueden producirse cuando el cuerpo utiliza los alimentos para sintetizar hormonas. El estrógeno y la testosterona son dos hormonas que se ven afectadas y que pueden provocar la menstruación y causar la pérdida de masa ósea.

Efectos psicológicos

  • Baja autoestima
  • Autolesiones
  • Obsesividad
  • Ansiedad y depresión
  • Ideaciones suicidas

Las personas que padecen un trastorno alimentario son cinco veces más propensas a abusar de las drogas y el alcohol. Esto puede ser una decisión consciente para ayudar a perder peso, ya que algunas drogas como el alcohol, la cocaína y las anfetaminas reducen el apetito. También puede usarse para automedicar problemas de salud mental, por lo que es un riesgo especialmente alto para quienes tienen salud mental concurrente junto con este trastorno.

Razones para desarrollar un trastorno alimentario

Las razones para desarrollar un trastorno alimentario son complejas y no están del todo claras. Hay varios factores que se cree que aumentan el riesgo de desarrollar uno. Pueden ser factores biológicos, psicológicos y sociales.

Factores de riesgo biológico

  • Antecedentes familiares de trastornos alimentarios, que pueden ser tanto genéticos como debidos a la exposición a hábitos alimentarios poco saludables
  • Antecedentes familiares de enfermedades mentales
  • Diabetes de tipo uno: una cuarta parte de las mujeres diagnosticadas con diabetes de tipo uno desarrollan un trastorno alimentario.
  • Historial de dietas: a menudo se fomenta y elogia la pérdida de peso, lo que puede hacer que se haga más dieta.
  • Edad: los trastornos alimentarios son más frecuentes en la adolescencia y a principios de los veinte años.

Factores de riesgo psicológico

  • Baja autoestima
  • Trastornos de ansiedad y depresión
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Perfeccionismo, especialmente cuando se dirige a uno mismo
  • Impulsividad

Factores sociales de riesgo

  • Estándares de belleza - los estándares de belleza tienden a valorar una figura delgada y tonificada
  • Acoso escolar: el 60% de las personas con un trastorno alimentario afirman que el acoso escolar afectó a su desarrollo.
  • Soledad y aislamiento
  • Traumatismos, incluidos los abusos físicos y sexuales

¿Qué es el TMS?

La TMS es un procedimiento médico aprobado por la FDA, no invasivo e indoloro. Se coloca en la cabeza del paciente una bobina magnética que corresponde a la parte del cerebro que se quiere tratar. Esta bobina está conectada a un generador de impulsos eléctricos. Se produce un campo eléctrico que provoca una corriente eléctrica invertida en el cerebro, activando las células nerviosas cercanas. Con este método se pueden activar células que están hasta cinco centímetros dentro del cerebro.

El uso de pulsos eléctricos para estimular las células cerebrales comenzó a principios del 1900s con el desarrollo de la terapia electroconvulsiva. Se utilizó ampliamente para tratar enfermedades mentales; sin embargo, era peligrosa y dolorosa.

En 1985 se desarrollaron los primeros dispositivos estables de TMS, que fueron aprobados en Estados Unidos en 2008. La TMS para tratar un trastorno alimentario se descubrió por accidente. Originalmente se utilizaba para tratar a personas con trastornos mentales. Un paciente con depresión concurrente y un trastorno alimentario fue tratado con TMS en un estudio de caso de 2011 y los resultados mostraron un alivio completo de ambas condiciones.

Antes de utilizar la TMS, se utilizaba la estimulación cerebral profunda para cualquier trastorno alimentario. En este caso, se implantan electrodos quirúrgicamente en la zona del cerebro que se cree afectada. Este método es invasivo y entraña los riesgos que conlleva la cirugía y los efectos secundarios potencialmente graves, y es difícil ajustar o revertir el tratamiento. Se prefiere la TMS a este método, ya que estimula las células nerviosas sin ser invasiva ni conllevar los mismos riesgos.

¿Qué es la estimulación magnética transcraneal repetitiva (rTMS)?

La estimulación magnética transcraneal repetitiva consiste en inducir pulsos magnéticos en múltiples sesiones, generalmente a lo largo de cuatro o cinco semanas. Esto suele implicar tratamientos diarios durante la duración del tratamiento. La mayoría de los programas de TMS utilizan este método, por lo que la rTMS suele utilizarse indistintamente con la TMS.

¿Puede la TMS ayudar a comer en exceso?

Se cree que los mecanismos cerebrales que intervienen en la ansiedad por la comida son similares a los de la ansiedad por las drogas. Ambos muestran un aumento de la actividad neuronal en la corteza orbitofrontal y cingulada anterior y una disminución de la regulación desde el área prefrontal lateral. La TMS suele centrarse en aumentar la regulación del área prefrontal lateral.

En un estudio de 2014 se llevó a cabo una sesión única de TMS con mujeres que tenían fuertes antojos o sufrían bulimia. Las mujeres mostraron una reducción de los antojos y de los episodios de atracones. Una posible causa de esto es que la TMS cambia la composición de las bacterias en el intestino. Esto puede alterar las señales del cerebro sobre el apetito y decirle que está lleno.

¿Causa la TMS un aumento de peso?

La TMS no debería provocar un aumento de peso. Esta es una preocupación especialmente relevante para quienes tienen problemas de salud mental concurrentes, como la depresión. Está demostrado que los antidepresivos provocan un aumento de peso durante al menos seis años de tratamiento. Sin embargo, la TMS puede mejorar tanto los síntomas de la depresión como los trastornos alimentarios sin provocar un aumento de peso.

Un estudio sugiere que el tratamiento con antidepresivos y TMS podría ser útil para la anorexia nerviosa severa y duradera (SE-AN). Se trata de un caso especialmente difícil de tratar que suele coexistir con la depresión y para el que se suelen prescribir antidepresivos.

Un estudio analiza si el uso de TMS además de antidepresivos mejoraría los síntomas de los trastornos alimentarios. Se demostró que los síntomas de los trastornos alimentarios se redujeron más en los que tomaban antidepresivos y recibían TMS que en los que sólo recibían TMS.

¿Ayuda la TMS a perder peso?

En la reunión anual de 2017 de la Sociedad de Endocrinología, el Dr. Livio Luzi informó de que su estudio demostró que la TMS causa pérdida de peso. El estudio analizó a pacientes obesos y descubrió que, tras cinco semanas de TMS, los antojos de comida se redujeron en un 34%. Al cabo de dos meses, los que participaron en el estudio habían perdido cerca del 3,2% de su peso inicial, frente al 1,8% de los que tomaron el placebo.

Esto está respaldado por un ensayo de viabilidad controlado y aleatorio publicado en 2018. Este estudio analizó el cambio de peso en casi sesenta pacientes obesos tras cuatro sesiones de rTMS en la corteza prefrontal dorsolateral durante dos semanas o estar en un grupo de control. Los que recibieron la rTMS perdieron significativamente más peso y tuvieron una mayor reducción del IMC que los que no la recibieron. Los del grupo de rTMS también consumieron menos calorías al día que el grupo de control.

Aunque estos dos estudios se centraron en pacientes que luchaban contra la obesidad, activaron la misma zona del cerebro que se activa cuando se utiliza la TMS para los trastornos alimentarios. Habría que seguir investigando para confirmar que se produce una pérdida de peso en estos casos, pero estos estudios parecen prometedores.

Obtenga ayuda hoy mismo

GIA Miami es una clínica de salud mental que se especializa en la terapia TMS. Entendemos que sufrir un trastorno alimentario es complicado y diferente para todos y ofrecemos un tratamiento avanzado y basado en la evidencia, adaptado a sus necesidades.

Estamos especializados en el tratamiento de la depresión, la ansiedad y la adicción. Por lo tanto, si usted tiene un trastorno alimentario concurrente con otras condiciones de salud mental o una adicción, podemos ser el lugar perfecto para usted.

Si usted tiene un trastorno de la alimentación y le gustaría obtener tratamiento o más información sobre sus opciones de tratamiento, por favor visite nuestro sitio web o póngase en contacto con nosotros hoy en 833-713-0828.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram