TOC y depresión

TOC y depresión

TOC y depresión

Categoría: ,
Autor: GIA Miami
Publicado: 08.12.2022

El OCD y la depresión son trastornos muy difíciles de tratar individualmente. Además, a menudo aparecen juntos. Entender cómo se relacionan y cómo plantearse un tratamiento cuando se le diagnostican ambos puede proporcionarle una mejor salud mental y física.

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

Perteneciente al grupo de los trastornos de ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo (OCD) por sus siglas en inglés) es un trastorno crónico y duradero con dos componentes principales: pensamientos persistentes, denominados obsesiones, y un impulso a realizar determinados comportamientos, denominados compulsiones. En este trastorno de ansiedad, la persona tiene pensamientos incontrolables y recurrentes que la llevan a repetir comportamientos.

La familia de la ansiedad incluye el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno de ansiedad por separación y el trastorno de ansiedad social. Los trastornos obsesivo-compulsivos cursan con frecuentes pensamientos irracionales, preocupaciones o temores que pueden presentarse en forma de imágenes no deseadas o perturbadoras. Los pensamientos, sentimientos, sensaciones o ideas intrusivos y obsesivos hacen que la persona que padece un trastorno obsesivo-compulsivo se sienta impulsada a comportarse de forma ritual o repetitiva, en un intento de prevenir, reducir o controlar la ansiedad grave.

Los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo pueden reducir la calidad de vida de una persona y provocar una discapacidad importante. Varios factores determinan un mejor resultado para las personas con trastorno obsesivo-compulsivo, entre ellos el diagnóstico precoz, el apoyo familiar y la intervención intensiva.

Síntomas del OCD

OCD Symptoms

Los síntomas obsesivo-compulsivos van de leves a graves y pueden aparecer y desaparecer, así como mejorar o empeorar con el tiempo. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, el trastorno obsesivo-compulsivo puede deberse a diferencias en la corteza frontal y las regiones subcorticales del cerebro, traumas infantiles, infección estreptocócica o genética.

Aunque muchos sugieren que las características familiares y de origen influyen en el riesgo de desarrollar OCD, otros investigadores han descubierto que el trastorno obsesivo-compulsivo está relacionado con niveles bajos de serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que desempeña diversas funciones en el organismo, por lo que una deficiencia de serotonina puede provocar síntomas de OCD que provoquen ansiedad.

Signos obsesivos

En el trastorno obsesivo-compulsivo suele haber un tema para el modo cognitivo inductor de amenazas. Puede ser la necesidad de que las cosas estén ordenadas o sean perfectamente simétricas, el miedo a la contaminación potencial que causan los objetos o la suciedad, los pensamientos agresivos sobre la pérdida de control y el daño a uno mismo y a los demás, la dificultad con la incertidumbre o los pensamientos no deseados sobre temas sexuales o religiosos.

Aparecen signos obsesivos como tener miedo a tocar a los demás o a tocar objetos que otros puedan haber tocado, o estrés y ansiedad cuando los objetos se colocan de forma desordenada o no están orientados en una dirección determinada. Otros signos incluyen:

  • pensamientos sobre actuar de forma inadecuada
  • dudar de si has cerrado la puerta con llave o has apagado la cocina
  • imaginar imágenes sexuales desagradables
  • Preocupación excesiva, sobre todo por la posibilidad de que ocurra algo terrible.
  • Imaginar imágenes de daño, como conducir un coche contra una multitud.
  • extrema necesidad de saber cosas triviales

Síntomas del comportamiento compulsivo

El comportamiento compulsivo suele incluir conductas repetitivas centradas en el cuerpo, como hurgarse la piel, tirarse del pelo o lavarse las manos hasta el punto de que la piel queda en carne viva.

Otros síntomas conductuales del TOC son:

  • acaparar
  • organizar las cosas de forma muy sistemática
  • impulsos agresivos
  • contar siguiendo patrones específicos
  • repetir rituales como oraciones, palabras o frases en silencio
  • ordenar objetos de una manera específica y contarlos
  • prestar excesiva atención a los detalles
  • evitar dar la mano a una persona, ya que podría ser un desencadenante obsesivo
  • Comprobar constantemente las cosas, por ejemplo, si se ha apagado la cocina o se ha cerrado la puerta con llave.
  • acicalarse en exceso

¿Qué es el trastorno depresivo mayor?

What Is Major Depressive Disorder?

La depresión es una falta persistente de interés por el placer y una tristeza persistente, que provoca síntomas que interfieren en la vida cotidiana de la persona.

Como uno de los trastornos del estado de ánimo más comunes, la depresión afecta a la forma de pensar, sentir e interactuar de una persona y, por tanto, puede influir en su forma de dormir, comer, trabajar o relacionarse socialmente. Emocionalmente, la depresión conlleva sentimientos de tristeza y soledad, vacío y desesperanza, mientras que a nivel cognitivo da lugar a creencias ruinosas.

Los distintos tipos de depresión cursan con síntomas y duraciones diferentes. La depresión mayor, o depresión clínica, es un trastorno del estado de ánimo que puede causar una disminución sustancial del bienestar. En 2008, la Organización Mundial de la Salud clasificó el trastorno depresivo mayor como la tercera causa de carga de morbilidad en todo el mundo, y también proyectó que ocupará el primer lugar en 2030.

Diversos factores de riesgo aumentan las probabilidades de desarrollar un trastorno depresivo mayor. Los factores bioquímicos, la genética, el entorno de la infancia y los acontecimientos posteriores, la inclinación temperamental y otras afecciones médicas o mentales contribuyen a ello.

Un episodio depresivo -durante el cual una persona puede sentirse cansada, decaída o sin valor, comer de forma diferente y tener pensamientos negativos o suicidas- dura al menos dos semanas. Los episodios depresivos son frecuentes; se calcula que 21 millones de adultos en Estados Unidos tuvieron al menos un episodio depresivo grave en 2020.

Signos de trastorno depresivo mayor

Los síntomas de depresión en los trastornos depresivos mayores incluyen tener constantemente problemas para disfrutar de las actividades, aislarse, cambios en el apetito, el sueño y el deseo sexual, así como sentirse desesperanzado, inútil y triste, durante unas semanas. Pero también puede durar entre seis y 18 meses y reaparecer.

Los síntomas comunes de la depresión mayor incluyen:

  • sensación de cansancio o fatiga
  • cambios de peso
  • patrones de sueño poco saludables
  • sensación de pesimismo, desesperanza, impotencia o inutilidad
  • irritación, inquietud o frustración
  • pérdida de interés por las actividades placenteras
  • dificultad para recordar o tomar decisiones
  • sentimientos de culpa
  • dolencias físicas inexplicables, como dolores de cabeza, problemas digestivos o calambres, que no desaparecen aunque se traten
  • pensamientos o intentos suicidas

Las personas con trastorno depresivo mayor corren un alto riesgo de desarrollar trastornos por consumo de sustancias y trastornos de ansiedad comórbidos.

¿Cómo se relacionan el TOC y la depresión?

El OCD y los trastornos de ansiedad se derivan de un sistema central similar, pero ¿tienen alguna relevancia teórica y clínica para la depresión?

Como punto de partida, tanto el OCD como la depresión repercuten en el estado de ánimo de una persona, provocan dificultades en la vida cotidiana y en las relaciones, e implican patrones de pensamiento negativos. Ambos trastornos pueden tratarse con terapia y medicación.

Clasificación: Trastornos del estado de ánimo y de ansiedad

El OCD y la depresión son distintos en su clasificación; el OCD se considera un trastorno de ansiedad, mientras que la depresión se considera un trastorno del estado de ánimo. Sin embargo, ambos suelen coexistir, y se considera que el OCD es uno de los trastornos de ansiedad comórbidos a la depresión o viceversa.

Mientras que en las versiones anteriores del Manual Diagnóstico y Estadístico el OCD se clasificaba como un trastorno de ansiedad y la depresión como un trastorno del estado de ánimo, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5), ha separado el OCD catalogándolo como un trastorno mental. Esto significa que tanto el OCD como la depresión comparten el hecho de ser trastornos mentales que afectan al estado de ánimo, al pensamiento y al comportamiento.

Comorbilidad

Quienes padecen un trastorno obsesivo-compulsivo corren el riesgo de desarrollar otras enfermedades mentales. El propio OCD es un factor de riesgo importante y puede predisponer a alguien a desarrollar depresión, ya que el trastorno mental viene acompañado de diversos factores que pueden causar síntomas de depresión. La comorbilidad del trastorno obsesivo-compulsivo con el trastorno depresivo mayor es frecuente, afectando a más de un tercio de los que padecen el OCD.

Cuando una enfermedad es comórbida con otra, puede disminuir el funcionamiento diario y la calidad de vida de una persona. También se asocia a hospitalizaciones más frecuentes. El OCD y la depresión comórbidos están relacionados con una peor respuesta a los tratamientos psicológicos y farmacológicos centrados en el OCD.

Los estudios han descubierto que las personas con OCD y depresión mayor recurrente comórbida -o trastorno depresivo recurrente (RDD) por sus siglas en inglés)- eran más propensas a tener antecedentes familiares de RDD y también sufrían con más frecuencia otros trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad por separación o la fobia social.

También hay pruebas de que los enfermos de OCD que están deprimidos tienen una edad más temprana de inicio del OCD y obsesiones y compulsiones más graves que los enfermos de OCD que no están deprimidos. Además, los pacientes con OCD que están deprimidos pueden presentar síntomas de ansiedad general más graves, mayor discapacidad funcional y tasas de desempleo más elevadas que los pacientes sin depresión.

La gravedad de la depresión comórbida afecta a las probabilidades de suicidio. En un estudio sobre la depresión y el riesgo de suicidio en pacientes con OCD, el 52% de los pacientes presentaron ideación suicida. Todos los pacientes con depresión grave a muy grave asociada al TOC tuvieron ideaciones suicidas (100%), mientras que la depresión moderada presentó un 87,5%, y la depresión leve sólo un 35% de ideación suicida.

Síntomas superpuestos

Overlapping Symptoms

Aunque la correlación entre el OCD y la depresión es clara, se plantea la cuestión de si uno es causa del otro. Algunos investigadores creen que sí, ya que los pensamientos intrusivos, sin duda abrumadores y difíciles, y la necesidad de adoptar comportamientos compulsivos pueden afectar al rendimiento laboral o escolar, a las relaciones interpersonales y al funcionamiento general. Hacer frente al OCD podría provocar la aparición de síntomas de depresión, o los síntomas de depresión podrían empeorar los síntomas del OCD.

Los rasgos distintivos y superpuestos de la ansiedad y la depresión se han medido con escalas de depresión, ansiedad y estrés -un instrumento de autoinforme de 42 ítems para medir la depresión, la ansiedad y la tensión/estrés-, en las que una puntuación mayor indica una mayor gravedad de estos síntomas negativos.

Ambos trastornos comparten síntomas como la indecisión, el perfeccionismo, la desesperanza, los errores cognitivos negativos, la impotencia, la culpa excesiva, la duda y la autoculpabilización. Las medidas de autoinforme de obsesiones y compulsiones tienen cierta correlación con las medidas de síntomas depresivos; una persona que padece OCD puede verse incapaz de disfrutar de la vida, sentirse desesperanzada o triste, todos ellos síntomas de depresión.

Los informes sobre las dificultades del OCD que comienzan antes que los síntomas depresivos sugieren que la depresión puede producirse como respuesta a la angustia y la devastación de vivir con OCD, y los enfermos de OCD pueden experimentar suficiente estrés como para desencadenar un episodio depresivo grave.

La cronología típica es el desarrollo del OCD primero, y la depresión posteriormente. Se dice que este patrón común se debe a que la naturaleza debilitante y la gran dificultad en el tratamiento del OCD se prestan a síntomas depresivos.

Quienes padecen OCD pueden soportar horas al día de pensamientos aterradores, lo que les lleva a realizar conductas compulsivas que les suponen un esfuerzo y pueden tener consecuencias negativas para su trabajo y sus relaciones. La naturaleza de los pensamientos compulsivos, las dificultades como resultado de las acciones compulsivas y los problemas causados por un trastorno obsesivo-compulsivo en las relaciones y en la vida pueden hacer que se desarrolle una depresión.

En un estudio reciente, se investigó la relación entre el OCD, la ansiedad y los síntomas depresivos. En él se informaba de que la frecuencia de las obsesiones, la falta de control sobre las obsesiones, así como los sentimientos de fracaso percibido se relacionaban con la depresión.

También se abordaron las relaciones entre las subescalas de síntomas del OCD y la gravedad general de la depresión y la ansiedad, y se descubrió que conductas como obsesionarse, ordenar, dudar y comprobar estaban especialmente relacionadas con dimensiones específicas de la ansiedad (principalmente pánico y ansiedad generalizada), que a su vez estaban vinculadas a la depresión. También se descubrió que la gravedad de la ansiedad mediaba el vínculo entre el OCD y la depresión.

La autocrítica está fuertemente relacionada con el perfeccionismo orientado a uno mismo y con el perfeccionismo prescrito socialmente. Las asociaciones entre la necesidad de cumplir con el perfeccionismo y su valoración autocrítica en el OCD se relacionan con estudios anteriores de pacientes tanto con depresión como con OCD que tienen opiniones negativas de sí mismos. La autocrítica se ha relacionado con la depresión a través de investigaciones anteriores que mostraban que las personas con depresión suelen realizar autocrítica debido a sus tendencias perfeccionistas.

En un estudio de 2007, los pacientes con OCD y la depresión eran significativamente más propensos a interpretar sus intrusiones obsesivas de forma negativa que los que no presentaban síntomas de depresión. Eran significativamente más propensos a sobrestimar la importancia de estos pensamientos, tenían una mayor necesidad de controlar estos pensamientos y se sentían más responsables de tener obsesiones que aquellos sin síntomas de depresión.

Después de que los autores controlaran la gravedad de los síntomas del OCD, las interpretaciones erróneas de los pensamientos obsesivos seguían correlacionándose con la gravedad de la depresión. El deterioro funcional, así como la tendencia a malinterpretar los pensamientos intrusivos como significativos, resultaron ser predictores únicos de depresión dentro de toda la muestra de los pacientes con OCD.

Independientemente de que un trastorno preceda al otro, las consideraciones teóricas y clínicas muestran que existe una fuerte relación entre el curso de los síntomas obsesivo-compulsivos y los síntomas de depresión. Un estudio de 2016 halló que esta relación existe independientemente de un diagnóstico actual de trastorno depresivo mayor (MDD), por sus siglas en inglés) y de la secuencia de inicio del OCD y el MDD.

Otro estudio concluyó que la comorbilidad entre el OCD y el MDD entre los jóvenes puede deberse a los mecanismos únicos de vulnerabilidad emocional, sensibilidad a la ansiedad o tolerancia a la angustia en este grupo de edad.

Alta afectividad negativa en el OCD y la depresión

Muchos enfoques han identificado la afectividad positiva y negativa como factores que desempeñan un papel en la comorbilidad de las enfermedades mentales.

Mientras que el afecto positivo se refiere a un acuerdo placentero o a un estado de plena concentración y alta energía, el afecto negativo se refiere a sentimientos de malestar emocional -una amplia gama de factores que reflejan miedo, ansiedad, ira, tristeza, culpa y vergüenza- o emociones desagradables. Se ha visto una correlación entre el OCD y el afecto negativo, y la depresión y el afecto negativo, como posible razón de la coexistencia de ambas afecciones.

Dado que estos términos negativos describen aspectos tanto del OCD como de la depresión y que ambos trastornos comparten factores sintomáticos comunes, como las cogniciones ansiosas y depresivas, la desesperanza y la autocrítica, los investigadores investigaron si resultarían ser predictores comunes de los síntomas del OCD y la depresión.

Un estudio reciente descubrió que las obsesiones, en particular los pensamientos repugnantes, estaban estrechamente asociadas con el afecto negativo y los cambios mente-cuerpo asociados con la depresión, lo que sugiere que estos síntomas pueden influir en los síntomas de depresión concurrentes en el OCD.

La literatura hipotetiza que los síntomas tanto del OCD como de la depresión serán consistentes con un factor compartido de afectividad negativa, que los síntomas tanto de la depresión como del OCD serán predichos por la autocrítica, la hostilidad y la desesperanza, y que las cogniciones ansiosas y depresivas estarán positivamente relacionadas y predecirán las puntuaciones tanto en las escalas de depresión como en las del OCD.

Sin embargo, un estudio reciente destinado a determinar si el OCD y la depresión están subsumidos en el factor común de la afectividad negativa descubrió algunas diferencias. Se descubrió que, aunque el OCD predijo positivamente la depresión en varios estudios, la depresión es un indicador más fuerte del afecto negativo y, en general, existe una relación más débil entre el OCD y la afectividad negativa. Las cogniciones depresivas y la hostilidad predecían tanto la depresión como el OCD, mientras que las cogniciones ansiosas predecían los síntomas del OCD y eran menos predictivas de la depresión.

Estructuras neuronales

Existen factores de riesgo coincidentes tanto para el OCD como para la depresión, que son una combinación de factores genéticos y ambientales.

Las estructuras neuronales parecen desempeñar un papel en el desarrollo de la ansiedad comórbida, el OCD y la depresión. Una medida de la flexibilidad cognitiva muestra que en ambos trastornos están implicados circuitos cerebrales estriado-frontales disfuncionales.

El papel de la amígdala en el procesamiento de las emociones se ha relacionado con el desarrollo de los trastornos, especialmente cuando se combina con el condicionamiento clásico; la incapacidad para hacer frente al estrés desempeña un papel importante en el desarrollo de la depresión, y una amígdala hiperactiva es un elemento clave implicado en este proceso.

La hiperactivación de la amígdala -desregulada por el córtex prefrontal- está presente en todas las dimensiones de los síntomas del OCD y, además, podría crear un sesgo cognitivo hacia la interpretación negativa de uno mismo y del mundo.

Tanto el OCD como la depresión se asocian a tipos similares de cambios bioquímicos, lo que llevó a algunos investigadores a creer que los mismos rasgos genéticos pueden ser factores de riesgo de estos dos trastornos y que comparten características de origen familiar.

Tratamiento del OCD y la depresión

Treatment for OCD and Depression

Aunque estos dos trastornos mentales pueden ser duraderos, por suerte ambos son tratables. Por sí solos, el trastorno obsesivo-compulsivo y la depresión requieren un tratamiento específico administrado a largo plazo. Cuando se dan los dos juntos, hay implicaciones terapéuticas y la persona puede necesitar un diagnóstico dual.

Aunque es común, un diagnóstico dual puede ser complicado, ya que mientras que el OCD puede ser una causa fundamental de la depresión de una persona, estar en un episodio depresivo puede afectar la capacidad de una persona para adherirse al tratamiento del OCD. Los sentimientos de desesperanza pueden hacer que una persona esté menos interesada en tomar su medicación, lo que puede ser muy problemático para cualquiera que esté siguiendo un tratamiento para el OCD.

Terapia de exposición y prevención de la respuesta

La terapia de exposición y prevención de respuesta (EPR) se considera el mejor tratamiento para el OCD. Como terapia conductual bajo la dirección de un terapeuta, la EPR expone gradualmente a la persona a situaciones diseñadas para provocar sus obsesiones, en un entorno seguro.

La parte de exposición de la EPR practica la confrontación con pensamientos, objetos, imágenes o situaciones que provocan ansiedad u obsesiones, mientras que el elemento de prevención de la respuesta aborda la elección de no realizar conductas compulsivas una vez provocadas estas obsesiones.

Pero tener una depresión grave interfiere en los resultados del tratamiento más eficaz para el trastorno obsesivo-compulsivo. Dado que una persona debe estar motivada y dispuesta a seguir con las tareas asignadas en la práctica de la EPR de forma constante, la depresión lo dificulta. La disminución de la motivación, la energía y el interés se interponen en el camino de la práctica consistente.

El tratamiento que se centra en enfoques cognitivos para abordar la rumiación, la activación conductual para aumentar la funcionalidad y la gestión de la medicación para la depresión después de la EPR son intervenciones importantes para los pacientes con OCD.

Terapia cognitivo-conductual

Las personas que padecen una depresión grave comórbida con el OCD pueden experimentar tanto síntomas depresivos como ansiosos y podrían beneficiarse de la terapia cognitiva. Abordar los sentimientos de desesperanza u otras creencias negativas que acompañan al OCD y la depresión ayuda a cuestionar la forma de pensar o creer en los pacientes deprimidos, así como en los pacientes con OCD, y también les ayuda a implicarse mejor en el tratamiento del OCD.

Medicación

En el tratamiento del OCD y la depresión también puede utilizarse la farmacoterapia. Dado que la depresión suele limitar la continuación del tratamiento del OCD, se pueden recetar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina para controlar los síntomas de la depresión.

Al mismo tiempo, se sabe que algunos de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina utilizados habitualmente para tratar la depresión también son eficaces para controlar los síntomas del OCD. Entre ellos se incluyen Prozac, Luvox o Zoloft, y cuando se utilizan para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo suelen emplearse a dosis más altas y durante periodos más prolongados que en la depresión.

Aunque el 70% de los pacientes pueden experimentar un alivio sintomático con la farmacoterapia, la remisión es desgraciadamente infrecuente, y muchos pacientes que muestran respuesta a estos medicamentos siguen presentando síntomas lo suficientemente graves como para seguir cumpliendo los requisitos para un diagnóstico de trastorno obsesivo-compulsivo.

Estimulación magnética transcraneal (TMS)

La TMS utiliza impulsos electromagnéticos para estimular las células nerviosas del cerebro. Producidos por una corriente eléctrica que fluye a través de una bobina, los campos magnéticos atraviesan el cráneo y producen un campo de electricidad bajo él. Los pulsos magnéticos breves y repetitivos estimulan y excitan las células cerebrales poco activas, haciendo que liberen más neurotransmisores, lo que produce una alteración de la conectividad y la comunicación entre neuronas.

La capacidad de la TMS para "restablecer" las vías y la comunicación permite tratar la depresión mayor y otras enfermedades mentales, como el trastorno obsesivo-compulsivo. En la depresión mayor, es especialmente eficaz para tratar a personas resistentes al tratamiento, es decir, que no han respondido a los antidepresivos ni a otros tratamientos tradicionales de la depresión.

Aunque más de la mitad de los pacientes que se someten a la terapia TMS experimentan menos síntomas de depresión y otros no experimentan ninguno, la TMS también tiene beneficios clínicos, ya que no implica el uso de sustancias o fármacos. La TMS puede ser muy beneficiosa para quienes han probado tratamientos de primera línea, como la EPR o la medicación, y siguen luchando contra el OCD y la depresión.

En un estudio en el que pacientes con OCD y depresión recibieron 36 sesiones de rTMS, se observó una respuesta terapéutica tanto en los síntomas del OCD como en los de la depresión, mientras que cinco de siete pacientes mostraron una respuesta completa al OCD y la depresión.

La TMS profunda de alta frecuencia (dTMS) sobre áreas específicas del cerebro -el córtex prefrontal medial y el córtex cingulado anterior- también ha demostrado mejorar los síntomas del OCD en un ensayo controlado aleatorizado. La reducción de la puntuación YBOCS (la escala obsesivo-compulsiva de Yale-Brown) fue mayor entre los que recibieron el tratamiento con dTMS frente al tratamiento simulado, y el seguimiento de un mes mostró unas tasas de respuesta del 45,2% en el grupo de dTMS frente al 17,8% en el grupo simulado.

¿Dónde puedo encontrar tratamiento para el OCD y la depresión?

Si usted o un ser querido está buscando tratamiento para el OCD y la depresión, GIA Miami puede ayudarle. Reconocemos cómo el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno depresivo pueden poner una gran tensión en su vida. El OCD es una condición única, y sabemos que los síntomas pueden manifestarse de muchas maneras. GIA Miami también entiende que la depresión es diferente en cada persona, por lo que la combinación de nuestras tecnologías de diagnóstico de vanguardia y amplios conocimientos nos permiten diseñar un plan de tratamiento individualizado para usted.

Creemos que es importante acceder a la ayuda y el apoyo sin alterar su vida cotidiana ni renunciar a sus responsabilidades, por lo que nuestro tratamiento se basa en un modelo ambulatorio y puede adaptarse a su vida con flexibilidad y fluidez. Al cumplir con sus responsabilidades y continuar con los elementos saludables de su vida, se fomenta una recuperación fuerte y sostenida. También le permite poner a prueba las técnicas que aprende en terapia en un entorno de la vida real.

La mitad de los pacientes con OCD no responden al tratamiento tradicional, mientras que los efectos adversos del tratamiento farmacológico dificultan la reducción de los síntomas.

Pero con GIA Miami, aquellos que son resistentes al tratamiento ahora tienen opciones alternativas para el tratamiento. Ofrecemos estimulación magnética transcraneal (TMS) para el TOC y otros trastornos mentales. Para mejorar su eficacia, proporcionamos otras opciones de tratamiento como ERP, terapia cognitivo-conductual o medicación junto a ella. Otras terapias de GIA Miami que pueden ayudarle con el OCD y la depresión son la terapia de grupo, la terapia familiar, los servicios psiquiátricos y la medicina funcional.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram