Tratamiento de la depresión posparto

Tratamiento de la depresión posparto

Categoría: 
Autor: GIA Miami
Publicado: November 10, 2022

Ser padre es emocionante, pero también puede ser abrumador para la salud mental. Es natural tener sentimientos de preocupación o duda, especialmente entre los padres primerizos. Pero cuando los sentimientos de baby blues incluyen soledad o tristeza extrema, cambios de humor severos y llantos muy frecuentes, usted o un ser querido pueden estar sufriendo una depresión posparto.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto (PPD), también conocida como depresión postnatal o perinatal, es una enfermedad mental que afecta a las mujeres durante o después del parto.

Un fenómeno común y conocido es la melancolía infantil, que se produce en los días posteriores al parto. La melancolía del bebé consiste en sentirse triste, agobiado o ansioso, tener ataques de llanto y tener problemas para dormir, pero sólo dura de tres a cinco días, o un máximo de dos semanas después del nacimiento del bebé.

Si estos signos se prolongan, pueden ser síntomas de depresión posparto. La depresión posparto afecta al cerebro y a la salud física y conductual de la persona. Los síntomas de la depresión posparto son más graves que los de la tristeza posparto y duran mucho más tiempo.

Aproximadamente una de cada siete personas puede desarrollar una depresión posparto. Aunque la recuperación de la tristeza posparto es rápida, la depresión posparto puede afectar gravemente a la salud de la mujer y a su capacidad para volver a funcionar normalmente. También afecta a la relación de la mujer con el bebé, ya que la respuesta cerebral materna se ve comprometida en la depresión posparto.

La depresión posparto puede entenderse mejor como un episodio depresivo importante que se produce tras el parto y que requiere tratamiento.

La depresión posparto no tratada puede ser peligrosa. Sin tratamiento, se asocia a una grave morbilidad para la madre, el niño y todo el sistema familiar. La depresión perinatal puede causar mucho sufrimiento a las mujeres en una época en la que las nociones personales y sociales de la maternidad pueden dificultar la expresión de estos sentimientos o la petición de ayuda.

¿Cuándo se produce la depresión posparto?

La depresión posparto suele comenzar entre una y tres semanas después del parto, pero puede darse tanto en mujeres embarazadas como en las que ya han dado a luz. Puede durar hasta un año, pero los episodios depresivos son más frecuentes en los tres primeros meses después del parto.

En algunos casos, la depresión perinatal puede continuar y convertirse en una depresión crónica. Por eso, sentirse triste, desesperanzada o vacía durante más de dos semanas debería llevar a las mujeres a ponerse en contacto con un profesional sanitario para que les haga una prueba de detección de la depresión posparto. Las mujeres que descubran que la depresión posparto no desaparece no deben dudar en buscar tratamiento.

¿Qué causa la depresión posparto?

La depresión posparto no está causada por un solo factor, sino más bien por una combinación. Hay numerosos factores de riesgo que pueden contribuir.

Cambios hormonales

Hay cambios en los niveles hormonales cuando una mujer da a luz. En las horas posteriores al parto se produce una fuerte disminución de los niveles de estrógeno y progesterona. Del mismo modo que los pequeños cambios en los niveles hormonales provocan cambios de humor o tensión antes de los periodos menstruales, estos cambios bruscos pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la depresión posparto después del parto.

Otro factor de riesgo relacionado con las hormonas es la tiroides. La tiroides es una pequeña glándula que ayuda a regular el uso y el almacenamiento de la energía de los alimentos en el organismo. Los niveles de la hormona tiroidea pueden bajar después del parto, y los niveles bajos de la hormona pueden causar algunos síntomas depresivos. Un análisis de sangre puede determinar si esta afección provoca síntomas de depresión posparto.

Historial de enfermedades mentales

Las mujeres que tienen antecedentes de depresión, es decir, que han tenido depresión antes, durante o después del embarazo, o que están siendo tratadas por una depresión no relacionada con el embarazo en ese momento, corren un mayor riesgo de desarrollar una depresión posparto. Los antecedentes de salud mental desempeñan un papel en el factor de riesgo psicológico.

Un historial de ansiedad, una actitud negativa hacia el bebé y la decepción o reticencia sobre el sexo del bebé se consideran factores perpetuos de la depresión posparto. Los antecedentes de abuso sexual también contribuyen al desarrollo de la depresión posparto.

Factores emocionales

La duda es un sentimiento común de las mujeres respecto al embarazo. La forma en que una mujer se siente sobre su embarazo y su feto se ve afectada por un embarazo no planificado o no deseado, pero incluso cuando es planificado, lleva tiempo adaptarse a la idea de un nuevo bebé. Vivir experiencias estresantes durante el embarazo puede aumentar la probabilidad de desarrollar una depresión posparto.

Los factores de estrés emocional pueden incluir un divorcio reciente, un matrimonio o una relación difícil, estrés financiero, acontecimientos vitales estresantes como la muerte reciente de un ser querido, el traslado a una nueva ciudad o una enfermedad familiar.

Factores obstétricos

Los acontecimientos estresantes de la vida durante el embarazo o después del parto, como un parto difícil, un parto prematuro o una enfermedad muy grave durante el embarazo también pueden contribuir a la depresión posparto.

Un embarazo de riesgo, con cesárea de urgencia, es otro factor de riesgo. El paso de meconio -un acontecimiento postnatal programado por el desarrollo- y el prolapso del cordón umbilical -cuando el cordón umbilical se desliza por delante del bebé tras la rotura de aguas-, así como una hemoglobina baja, también pueden estar asociados a la depresión postparto.

Estilo de vida

Sleep cycles, physical activity, exercise, as well as eating habits may affect postpartum depression. Vitamin B6 converted to tryptophan and later serotonin, affects mood and is known to be involved in postpartum depression via its conversion. Decreased sleep and altered sleep cycles are also associated with postpartum depression.

Physical activity or exercise decreases depressive symptoms; it decreases low self-esteem and increases endorphins and opioids, bringing positive effects on a woman's mental health. These factors altogether improve self-confidence, and problem-solving capacity, and helps in focusing on the surrounding environment.

Apoyo de los compañeros y socios

Tener pocos amigos o familiares con los que hablar y poco apoyo de la pareja está relacionado con la depresión posparto.

Se ha identificado de forma consistente que el apoyo social inadecuado es uno de los factores de riesgo para desarrollar depresión posparto. Un bajo apoyo tanto en el periodo prenatal como en el postnatal se asocia a un mayor riesgo, mientras que el mayor riesgo para las mujeres en el postparto era el de aquellas que tenían un bajo apoyo objetivo o práctico.

Síntomas de la depresión posparto

Symptoms of Postpartum Depression

Los síntomas de la depresión posparto afectan a la calidad de vida de la persona y de los seres queridos que la rodean. Los síntomas de la depresión posparto no son iguales para todos. Varían de una persona a otra, e incluso pueden cambiar de un día a otro.

Las mujeres con depresión posparto pueden tener sentimientos intensos de desesperación, tristeza y ansiedad que pueden impedirles realizar las tareas diarias. Los otros síntomas de la depresión posparto incluyen:

  • Lagrimas o llantos frecuentes
  • Inquietud e irritabilidad
  • Pérdida de interés o placer en la vida
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para dormir o querer dormir la mayor parte del tiempo
  • Falta de energía
  • Sensación de mal humor
  • Dificultad para ocuparse del bebé
  • Dificultad para concentrarse en las necesidades del bebé y en las propias
  • Tener pensamientos de ser una mala madre, lo que empeora la depresión

Ansiedad posparto

Al igual que la depresión posparto, la ansiedad en el embarazo tiene muchos efectos adversos sobre el resultado del parto y la salud mental de la madre. Al mismo tiempo, es un factor de riesgo para la depresión posparto. La ansiedad y el estrés durante el embarazo están relacionados con el comportamiento del bebé, la actividad motora, el parto prematuro y la frecuencia cardíaca fetal. La ansiedad posparto puede provocar una disminución de la confianza en sí misma de la madre y puede tener consecuencias a largo plazo para los niños, como un retraso en el desarrollo mental.

Mientras que la depresión posparto presenta síntomas depresivos como cambios en el apetito, alteraciones del sueño, retraso psicomotor o agitación y baja energía, la ansiedad posparto es una condición diferente. Aunque pueden compartir algunos síntomas, la ansiedad posparto se presenta con:

  • Preocupación excesiva
  • Pánico sin razón
  • Miedos irracionales u obsesiones
  • Sentimientos de temor
  • Tensión
  • Dolor en el pecho y palpitaciones
  • Hormigueo en brazos o piernas
  • Sudoración
  • Dificultad para concentrarse
  • Hiperventilación

El efecto de la depresión posparto en el niño

Como ya se ha mencionado, la depresión posparto también afecta al bebé. Esto no significa que todos los niños se vean afectados de la misma manera, o que necesariamente presenten síntomas en cada fase de su vida. Pero en general, el niño se ve afectado de forma conductual o cognitiva.

En la etapa prenatal, la depresión posparto puede provocar una mala nutrición, un mayor riesgo de parto prematuro o bajo peso al nacer y una mayor probabilidad de aborto espontáneo. En la etapa infantil, el bebé puede adoptar un estilo de afrontamiento protector o de enfado, permanecer pasivo y retraído, y tener una atención y una excitación desreguladas.

De pequeño, el hijo de una madre que sufre depresión posparto puede tener una expresión de autonomía menos madura, puede interiorizar o exteriorizar los problemas y tener una menor interacción. Pueden jugar de forma menos creativa y tener un menor rendimiento cognitivo.

Los niños en edad escolar pueden presentar un deterioro del funcionamiento adaptativo, trastornos afectivos, trastornos de conducta y trastornos de ansiedad. Pueden mostrar un coeficiente intelectual más bajo, tener dificultades académicas o desarrollar un trastorno por déficit de atención/hiperactividad.

Las consecuencias de la depresión materna en el hijo adolescente pueden manifestarse como depresión, ansiedad, fobias, trastornos de pánico o abuso de sustancias y dependencia del alcohol. También pueden desarrollar trastornos del aprendizaje.

¿Puede darse la depresión posparto en los hombres?

Aunque esta enfermedad mental es más frecuente en las madres, la depresión posparto puede darse también en los padres. Suele aparecer en aproximadamente el 8 al 10% de los padres en los tres a seis meses posteriores al parto, pero en los hombres puede desarrollarse a lo largo de un año.

Aunque no hay criterios establecidos para la depresión posparto en los hombres, los síntomas incluyen irritabilidad, depresión y emociones restringidas. Existen posibles factores de riesgo que pueden contribuir a la depresión posparto en los hombres, como la discordia marital, la pobreza, el embarazo no deseado o los antecedentes o la depresión actual de la madre. La privación del sueño y la alteración del ritmo circadiano -que se correlacionan positivamente con los síntomas de la depresión en las mujeres- también podrían aumentar el riesgo de desarrollar una depresión posparto en los hombres.

Los cambios hormonales podrían hacer más probable la depresión posparto en los padres, ya que la testosterona, el estrógeno, el cortisol, la prolactina y la vasopresina podrían cambiar en los hombres tras la llegada de sus bebés.

Asimismo, podría estar asociada a trastornos de ansiedad y puede afectar negativamente al padre, al niño en desarrollo y a las unidades familiares. En los hombres, la depresión posparto puede presentar los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad, cinismo e ira
  • Conflictos matrimoniales o violencia de pareja
  • Sensación de impotencia, confusión o miedo
  • Retirada de la vida familiar, del trabajo o de las situaciones sociales
  • Insomnio
  • Consumo de alcohol y drogas
  • Síntomas físicos como cambios en el apetito y el peso indigestión, diarrea, estreñimiento, dolores de muelas, dolores de cabeza y náuseas.

Los métodos de tratamiento incluyen la psicoterapia y la farmacoterapia para los hombres con depresión posparto, y las pruebas de detección pueden ser a veces similares.

Psicosis posparto

Postpartum Psychosis

Otra razón por la que es muy importante buscar tratamiento a tiempo es el riesgo de que la depresión posparto empeore progresivamente. Cuando esto ocurre, puede ser grave o incluso poner en peligro la vida.

La psicosis posparto es una forma grave de depresión posparto. Es una emergencia psiquiátrica y médica que conlleva el riesgo de sufrir daños. Las mujeres pueden tener pensamientos de hacerse daño a sí mismas o a su bebé, y el riesgo -ya sea deliberado o accidental- es muy real.

La psicosis postnatal no es muy frecuente, con una prevalencia global estimada de 0,089 a 2,6 por cada 1.000 nacimientos, pero se produce y es un riesgo mayor para las mujeres que padecen trastorno bipolar o esquizoafectivo. Suele comenzar en las dos primeras semanas tras el parto.

La psicosis posparto requiere un tratamiento inmediato, normalmente en el hospital.

Síntomas de la psicosis posparto

Los síntomas son similares a los de la depresión posparto, pero más intensos y con signos adicionales. Estos incluyen:

  • Agitación severa
  • Sentimientos de vergüenza y desesperanza
  • Insomnio
  • Alucinaciones (percepciones falsas)
  • Delirios (falsas creencias)
  • Rapidez en el habla
  • Manía
  • Sensación de confusión la mayor parte del tiempo
  • Cambios rápidos de humor en cuestión de minutos; por ejemplo, llorar histéricamente, luego estallar en carcajadas, seguido de experimentar una tristeza extrema
  • No sentirse apegada a su bebé
  • Intentar hacerse daño a sí misma o a su bebé
  • Paranoia

¿Cómo se trata la depresión posparto?

How Is Postpartum Depression Treated?

Afortunadamente, el tratamiento adecuado suele dar lugar a una mejora de los síntomas de la depresión posparto. Muchas mujeres no son diagnosticadas ni reciben tratamiento por motivos de privacidad, ya que no quieren revelar su estado a sus familiares y evitan el estigma social. Las nuevas madres a menudo sufren el estigma de que la revelación puede conducir al abandono, y evitan buscar ayuda por miedo a la falta de apoyo.

Pero hay ayuda, y la forma de tratamiento depende de la gravedad de la depresión y de las necesidades individuales de cada persona. En el caso de que alguien sufra una enfermedad subyacente o una tiroides poco activa, por ejemplo, el médico puede tratar la afección y remitir a la persona a un especialista adecuado. Un médico también puede preguntar sobre otros síntomas relacionados con el estado de ánimo, para determinar si existe otra enfermedad, como el trastorno bipolar, o si los síntomas están causados por la depresión posparto. A continuación, puede remitir a la persona a un profesional de la salud mental.

Cribado

¿Cómo se diagnostica la depresión posparto? Algunas de las exigencias físicas o emocionales normales de la maternidad son los cambios de energía y apetito, la mayor preocupación por el bebé y la falta de sueño. Estas exigencias hacen más complicada la identificación de la depresión en el posparto.

Como no hay análisis de sangre ni escáneres corporales que puedan mostrar este trastorno del estado de ánimo, el médico hará en su lugar ciertas preguntas sobre el estado de ánimo, lo que se denomina examen de depresión. Esto distingue la tristeza posparto de la depresión posparto y de la psicosis posparto.

Las preguntas suelen formularse de acuerdo con las pruebas de detección habituales. Entre ellas se encuentra la Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS), que tiene una lista de diez afirmaciones. El paciente debe indicar con qué frecuencia se ha sentido de la forma que describe cada afirmación en los últimos siete días. Las preguntas están relacionadas con síntomas de depresión, como sentirse culpable, ansiosa o infeliz. Una puntuación más alta indica una posible depresión posparto.

Otra herramienta de detección comúnmente utilizada es la llamada Escala de Detección de la Depresión Postparto (PDSS).

Medicamentos antidepresivos

Los medicamentos antidepresivos actúan para equilibrar las sustancias químicas del cerebro que controlan nuestro estado de ánimo. Hay muchos tipos de antidepresivos, y a veces la terapia antidepresiva consiste en combinar medicamentos antidepresivos.

Algunos ejemplos de estos medicamentos son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que incluyen la fluoxetina (Prozac) y la sertralina (Zoloft). Otros utilizados son los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como la desvenlafaxina (Pristiq) y la duloxetina (Cymbalta).

También hay antidepresivos atípicos que se dirigen a varios neurotransmisores del cerebro que afectan al estado de ánimo. Pueden ser eficaces para tratar la depresión que no responde a los ISRS. Algunos ejemplos de estos antidepresivos atípicos son la trazodona (Desyrel), la nefazodona (Serzone) y el bupropión (Wellbutrin).

Los antidepresivos tricíclicos (TCA), como la imipramina (Tofranil) o la amitriptilina (Elavil), así como los inhibidores de la monoaminooxidasa, son dos clases de antidepresivos más antiguos y menos utilizados.

Aspectos negativos de los antidepresivos

El tratamiento farmacológico de la depresión posparto conlleva algunas preocupaciones. Entre ellos se encuentran los cambios metabólicos en el periodo posparto, el estigma de ser una "mala madre" por necesitar medicamentos, el efecto del tratamiento en la capacidad de la madre para cuidar de un nuevo bebé y la exposición del niño a la medicación en la leche materna.

Los medicamentos pueden pasar al bebé a través de la leche materna. Existen barreras para un tratamiento adecuado debido a la preocupación por los efectos de la medicación en los bebés lactantes. Pero dado que el nivel de transferencia es generalmente bajo y que algunos medicamentos antidepresivos se consideran seguros, puede darse sin riesgo. Otros antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, se han relacionado con defectos craneales y cardíacos cuando se toman al principio del embarazo. Algunos medicamentos son específicamente seguros durante la lactancia, con poco riesgo de efectos secundarios. Siempre es mejor hablar con un profesional de la salud sobre los riesgos o beneficios de tomar un antidepresivo específico.

Terapia hormonal

Las hormonas desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de la depresión posparto. Las mujeres puérperas pueden tener un nivel significativamente mayor de cortisol, prolactina, tiroxina y estrógeno. Por ello, la terapia hormonal puede ayudar a controlarla.

Los estudios han demostrado que las mujeres que recibieron estrógenos durante el primer mes de tratamiento, mostraron una mejora más rápida y mayor de los síntomas medidos en la Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo y en las entrevistas clínicas.

La terapia hormonal con estrógenos puede conllevar algunos efectos secundarios, como cambios de peso, calambres abdominales, migrañas, dolores de cabeza, náuseas y vómitos, cambios en el flujo vaginal, hipertensión arterial y caída del cabello.

Terapia de conversación

Los profesionales de la salud mental especializados en el tratamiento de la depresión posparto pueden reunirse con una persona regularmente para hablar. Como herramienta muy útil en salud mental, la psicoterapia, o terapia de conversación, puede prescribirse sola o con antidepresivos.

Esta terapia puede incluir la terapia cognitivo-conductual, mediante la cual el autoanálisis y la orientación ayudan a sustituir los mecanismos de afrontamiento poco saludables, y se identifican y gestionan los sentimientos y los desencadenantes para que el comportamiento pueda cambiar. La participación en la terapia cognitivo-conductual puede reducir la depresión posparto en aquellas personas con mayor riesgo de desarrollarla.

La terapia interpersonal también puede ayudar a una persona a entender mejor su comportamiento y cómo se comporta en las relaciones. Puede ayudar mucho a alguien a resolver cualquier problema.

Otras formas de terapia conversacional que pueden ser útiles son los grupos de apoyo. Por lo general, dirigidos por un consejero o terapeuta y en un entorno de grupo, una persona puede hablar con otras madres en un grupo de apoyo y aprender de sus experiencias. Hay varios grupos de apoyo para padres primerizos, y pueden proporcionar información e ideas útiles sobre cómo manejar el estrés cotidiano que conlleva la depresión posparto. Se pueden encontrar grupos de apoyo en hospitales locales, centros comunitarios, clínicas de planificación familiar y centros de tratamiento.

Prevención

Se pueden tomar algunas medidas para ayudar a prevenir la depresión posparto. Si una persona tiene antecedentes de depresión en cualquier momento de su vida o si está tomando antidepresivos, puede ser útil informar a los ginecólogos, médicos de familia o cualquier otro profesional sanitario lo antes posible en la atención prenatal. A medida que han aumentado los conocimientos sobre la depresión posparto, los factores de riesgo en las pacientes, ya en su primera visita de atención, son ahora algo que los profesionales sanitarios tienen en cuenta. Lo mejor sería que estuvieran informados incluso antes del embarazo, para que pudieran sugerir un tratamiento para justo después del parto con el fin de prevenir la depresión posparto.

Ser realista en cuanto a las expectativas para uno mismo y para el bebé puede ayudar, al igual que limitar las visitas cuando se vuelve a casa por primera vez. Asegurarse de que se hace suficiente ejercicio -como salir a pasear y salir de casa para descansar- puede ayudar a la salud mental en general. Pedir ayuda y hacer saber a los demás que pueden ayudar garantiza el apoyo social y emocional, lo que incluye mantener el contacto con amigos y familiares. Los seres queridos de las mujeres que dan a luz pueden estar atentos a los síntomas de la depresión y ayudar a la madre a buscar tratamiento lo antes posible.

Terapia electroconvulsiva

El tratamiento de la psicosis posparto suele incluir medicación para tratar la depresión o el uso de una combinación de medicamentos, como estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos y benzodiacepinas. Pero la psicosis posparto es una emergencia psiquiátrica que requiere tratamiento inmediato. Si alguien no responde a estos medicamentos, la terapia electroconvulsiva es otra opción.

Aunque los signos y síntomas suelen tratarse mientras se ingresa en un centro de tratamiento, la hospitalización puede ser necesaria especialmente cuando otros tratamientos no han tenido éxito.

Cuando se produce una depresión posparto grave o una psicosis posparto, la terapia electroconvulsiva (ECT) -corrientes eléctricas que pasan por el cerebro y provocan una breve convulsión intencionada, realizada bajo anestesia general- puede reducir los síntomas.

La terapia electroconvulsiva es una opción de tratamiento segura y eficaz en pacientes que experimentan recaídas o exacerbaciones de trastornos mentales graves, como la enfermedad bipolar o la esquizofrenia, durante el período posparto.

Otros medicamentos

Además de la terapia antidepresiva, la FDA también ha aprobado un medicamento conocido como Zulresso (Brexanolona) para tratar la depresión posparto.

Para las pacientes con depresión posparto grave que no responden a la terapia electroconvulsiva, la inyección de Brexanolona es una opción de tratamiento intravenoso para la depresión posparto en mujeres adultas. Es el primer fármaco aprobado por la FDA específicamente para la depresión posparto. Los estudios controlados con placebo mostraron una mejora de los síntomas depresivos tras el final de la primera infusión.

Debido a su limitada experiencia clínica y a su restringida disponibilidad, el medicamento sólo se recomienda si las personas no responden a los antidepresivos o a la terapia electroconvulsiva. Sólo está disponible en centros sanitarios certificados y requiere la inscripción en el Programa de Estrategia de Evaluación y Mitigación de Riesgos para su uso. El programa vigila continuamente a los pacientes durante la infusión para detectar cualquier signo de pérdida repentina de conciencia, hipoxia o aumento de los efectos sedantes.

Estimulación magnética transcraneal

Una terapia de estimulación cerebral no invasiva, conocida como Estimulación Magnética Transcraneal (TMS), podría ser otro método de tratamiento. Este procedimiento utiliza ondas magnéticas para estimular las células nerviosas poco activas, habituales en las personas con depresión mayor. Las sesiones de TMS suelen realizarse en cinco sesiones semanales a lo largo de cuatro a seis semanas.

La terapia es segura y bien tolerada, y es especialmente eficaz en el tratamiento de pacientes resistentes a los antidepresivos o a la psicoterapia. Los efectos secundarios más comunes son leves dolores de cabeza, molestias en el cuero cabelludo y hormigueos o espasmos musculares en la cara, que desaparecen a medida que avanza el tratamiento. La TMS sólo supone un riesgo para quienes tienen algún metal en la cabeza o alrededor de ella, ya que puede interferir con los campos magnéticos de la bobina colocada sobre la cabeza durante la terapia. Un pequeño riesgo, no mayor que el de los antidepresivos comunes, son las convulsiones.

En un estudio, mujeres que no tomaban antidepresivos pero tenían depresión posparto recibieron veinte tratamientos de rTMS durante cuatro semanas, y la duración del efecto se midió al mes, a los tres meses y a los seis meses después del tratamiento. Al final de la segunda semana se observó una reducción significativa de los síntomas depresivos, mientras que al mes, ocho de cada nueve participantes lograron la remisión de los síntomas. A los seis meses, siete de las ocho mujeres que remitieron seguían en remisión sin necesidad de más intervenciones psiquiátricas, mientras que también había indicios de mejora en el vínculo afectivo.

En otro estudio se aplicó el tratamiento de rTMS a seis pacientes con depresión posparto, y la medición del efecto se obtuvo semanalmente, a los tres meses y a los seis meses. Cuatro de las seis pacientes lograron la remisión y dos respondieron con una mejoría, y tampoco hubo evidencia de cambios cognitivos o interrupciones en la lactancia.

¿Dónde puedo encontrar tratamiento para la depresión posparto?

Si usted o un ser querido está luchando con la depresión posparto, o se pregunta si la tristeza del bebé es más grave de lo que parece, GIA Miami puede ayudar.

Ofrecemos los enfoques más avanzados y actualizados para tratar la depresión posparto. Como entendemos que la depresión es individual, estas terapias basadas en la evidencia también se adaptan a sus necesidades. Con tecnologías de vanguardia y un equipo de profesionales médicos atentos y compasivos, GIA Miami cuenta con más de un siglo de experiencia combinada en el tratamiento de condiciones de salud mental.

Tratamos la depresión abarcando una serie de técnicas, como la estimulación magnética transcraneal (TMS) y la terapia cognitivo-conductual (CBT), la terapia de grupo, la terapia familiar y los servicios psiquiátricos. Nuestros tratamientos también son flexibles para que puedan adaptarse a su vida. Póngase en contacto hoy mismo para saber cómo podemos ayudarle.

Lea más publicaciones de blog en esta categoría:
Obtenga la ayuda que se merece hoy
Contáctenos para saber cómo nuestro tratamiento individualizado puede ayudarlo
Llame hoy 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram