Terapia TMS para pacientes con accidente cerebrovascular

Terapia TMS para pacientes con accidente cerebrovascular

La estimulación magnética transcraneal (TMS) es una forma de tratamiento no invasivo que está ganando cada vez más atención en el mundo médico, y por una buena razón. Aunque se necesita más investigación, los estudios han demostrado que este tratamiento en particular puede promover una mejor recuperación motora y puede aliviar los síntomas de la depresión posterior al accidente cerebrovascular si la terapia convencional no ha funcionado.

La terapia TMS tiene una multitud de beneficios. A diferencia de otras formas de terapia de estimulación cerebral, como la terapia electroconvulsiva que requiere anestesia, la EMT no implica sedación ni hospitalización. Esto significa que aquellos que aprovechan la terapia TMS pueden adaptarla a su vida diaria y continuar con sus sesiones del día después.

La estimulación magnética transcraneal ya se usa como una forma aprobada de tratamiento para la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) debido a la forma en que influye en la actividad cerebral. Esto significa que tiene el potencial de ser una forma de terapia eficaz y popular en el tratamiento de la depresión en quienes han sufrido un accidente cerebrovascular.

Junto con otras terapias de rehabilitación, como la fisioterapia, la terapia de estimulación magnética transcraneal también puede mejorar la función motora en personas con una discapacidad relacionada con un accidente cerebrovascular y ayudar al cerebro a volverse más receptivo a otras formas de rehabilitación.

¿Qué es la terapia TMS?

La terapia TMS, o terapia de estimulación magnética transcraneal, como también se la conoce, es una estimulación cerebral no invasiva que ha demostrado mejorar significativamente los síntomas del trastorno depresivo mayor. Un tratamiento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que se usa con frecuencia para tratar la depresión y el TOC, la terapia TMS también ayuda a quienes intentan dejar de fumar.

Además de lo anterior, la terapia de estimulación magnética transcraneal muestra resultados prometedores en el tratamiento de una variedad de otros trastornos de salud mental, como la ansiedad, los trastornos por uso de sustancias y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

A diferencia de los tratamientos tradicionales, el tratamiento de estimulación magnética transcraneal emplea la estimulación cerebral magnética mediante el uso de pulsos magnéticos. Se coloca una bobina electromagnética sobre la corteza prefrontal sobre el cuero cabelludo del cliente durante el tratamiento de estimulación magnética transcraneal. Esta es el área del cerebro llamada corteza prefrontal izquierda, que se cree que es responsable de controlar el bienestar y el estado de ánimo.

La bobina emite pulsos magnéticos, que son completamente indoloros, para activar partes del cerebro. Generalmente, cuanto menor sea la frecuencia de los pulsos, más tranquila será la actividad en el cerebro. Cuanto mayor sea la frecuencia, mayor será la actividad cerebral.

Las sesiones de terapia TMS varían mucho según el trastorno de salud mental que se esté tratando. Algunas personas experimentarán frecuencias más altas, mientras que otras requerirán frecuencias más bajas.

¿Qué es un derrame cerebral?

Un accidente cerebrovascular es una afección médica grave que resulta del suministro limitado de sangre que llega a partes del cerebro. Cuando se restringe el suministro de sangre, las células cerebrales comienzan a morir. Lamentablemente, los accidentes cerebrovasculares pueden provocar daño cerebral, discapacidad y, en algunos casos, la muerte, especialmente cuando no se busca tratamiento médico inmediato.

En los Estados Unidos, los accidentes cerebrovasculares son la tercera causa más común de muerte y la primera de discapacidad a largo plazo. Los tipos de accidente cerebrovascular pueden caer en las siguientes categorías:

  • Accidente cerebrovascular isquémico. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos ocurren cuando un coágulo de sangre impide que el suministro de sangre llegue al cerebro debido a una arteria bloqueada o estrechada. El 85% de los casos de ictus son consecuencia de un ictus isquémico.
  • Infarto hemorragico. Un accidente cerebrovascular hemorrágico se produce cuando se revienta un vaso sanguíneo debilitado que suministra sangre al cerebro.
  • Ataque isquémico transitorio (AIT). También conocido como mini accidente cerebrovascular, TIA es lo mismo que un accidente cerebrovascular. Sin embargo, a menudo dura menos tiempo. Por lo general, TIA a menudo sirve como una advertencia de un derrame cerebral completo en el futuro cercano. Por esta razón, los AIT deben tratarse rápidamente.

Aunque cada persona es diferente, y el desenlace de un ictus no puede determinarse antes de someterse a pruebas médicas, tanto la localización del ictus como su tamaño influyen en las secuelas.

Según la ubicación del accidente cerebrovascular y la parte del cerebro afectada, el resultado será diferente para cada persona. Por ejemplo, si un derrame cerebral impacta el lado izquierdo del cerebro, que tiene habilidades de lenguaje, el individuo puede experimentar problemas de lenguaje y comunicación.

Además, cuanto mayor sea el tamaño del ictus, más graves serán los efectos secundarios. Por el contrario, un accidente cerebrovascular leve es más fácil de tratar y los efectos secundarios son menos intensos.

¿Cuáles son los efectos de un derrame cerebral?

Pueden surgir efectos a corto y largo plazo, como discapacidades y problemas emocionales, según la ubicación y la gravedad del accidente cerebrovascular. Algunas consecuencias después de un accidente cerebrovascular pueden incluir una o más de las siguientes:

  • Cambios emocionales. Un derrame cerebral es una experiencia extremadamente abrumadora, y los efectos secundarios pueden hacer que quienes la padecen se sientan como si hubieran perdido el acceso a la vida que tenían anteriormente. Dado que los accidentes cerebrovasculares pueden afectar la salud mental de las personas, los sentimientos de depresión están muy extendidos.
  • Deterioro de la memoria. Es bastante común que aquellos que experimentan un derrame cerebral tengan problemas con la pérdida de memoria.
  • Problemas para pensar y emitir juicios. Pensar y emitir juicios puede ser mucho más lento y confuso en los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular.
  • Delirio y alucinación. Aproximadamente una de cada 10 personas que experimentan un derrame cerebral informan efectos secundarios como delirios y alucinaciones.
  • Cambios en el comportamiento. Al sufrir un derrame cerebral, la forma en que las personas reaccionan ante las situaciones puede diferir de la forma en que reaccionaron antes del derrame cerebral. A menudo, los accidentes cerebrovasculares dejan a las personas apáticas, retraídas y fácilmente irritables.
  • Parálisis y disminución de la capacidad para mover los músculos. Muchas personas pierden el control de sus músculos después de un derrame cerebral y puede ocurrir parálisis. Esto se debe al daño infligido en la parte del cerebro responsable de la función motora.
  • Problemas para comunicarse. Es común luchar con la comunicación después de un derrame cerebral. Puede producirse afasia, que es cuando la comprensión y la comunicación se ven afectadas. Los accidentes cerebrovasculares también pueden afectar la capacidad de escritura y lectura, ya que el lenguaje se vuelve difícil de comprender.
  • Dificultad para hablar. La apraxia del habla es otro efecto secundario relacionado con los accidentes cerebrovasculares. Este efecto secundario surge cuando los músculos de la cara no se mueven en el orden previsto al hablar, lo que dificulta que las personas hablen. La disartria también se puede experimentar si alguien que ha tenido un derrame cerebral tiene problemas para controlar los músculos de la cara, la boca o la garganta. Esta condición particular dificulta el habla y puede resultar en una voz lenta y arrastrada.
  • Dificultad al tragar. La falta de control sobre los músculos de la boca y la garganta después de un accidente cerebrovascular puede dificultar la deglución, lo que provoca dificultad para comer.
  • La caída del pie. El pie caído se experimenta cuando los músculos del pie se debilitan después de un derrame cerebral. Puede hacer que la forma de andar de una persona sea diferente, dejándola levantando el pie más alto de lo normal al caminar, lo que dificulta el movimiento.
  • Fatiga. Muchas personas experimentan fatiga después de un derrame cerebral.
  • dolor_ El dolor, el hormigueo y el entumecimiento son sensaciones corporales comunes después de un accidente cerebrovascular.
  • Sensaciones alteradas. Aquellos que se recuperan de un derrame cerebral pueden experimentar sensaciones y sentimientos alterados.

¿Quién está en riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular?

Cuando las personas envejecen, las arterias se estrechan, lo que aumenta la probabilidad de que se bloqueen. Por esta razón, las personas mayores tienen más riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • alcohol
  • Falta de ejercicio físico
  • Sobrepeso
  • Uso de drogas ilegales, como cocaína y metanfetamina
  • Colesterol
  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Tabaquismo
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Píldoras anticonceptivas o terapias hormonales que incluyen estrógeno
  • Enfermedad cardiovascular
  • Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o TIA

¿Cómo puede funcionar la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva para la recuperación de un accidente cerebrovascular?

La terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva funciona estimulando el cerebro. Cuando las neuronas cerebrales se activan, participan en lo que se conoce como neuroplasticidad, lo que permite el cerebro para reconectarse a sí mismo.

Por ejemplo, el lado derecho del cerebro controla el movimiento del lado izquierdo del cuerpo y el lado izquierdo del cerebro controla el derecho. Por lo tanto, alguien que experimenta un accidente cerebrovascular en el lado derecho del cerebro encontrará que el lado izquierdo de su cuerpo está afectado.

Sin embargo, la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva se dirige tanto al lado lesionado del cerebro como al lado no lesionado. Si lo hace, alienta a ambos lados del cerebro a trabajar juntos. Esto sucede porque mover una parte del cuerpo en el lado derecho requiere que el lado izquierdo del cerebro active una señal motora excitatoria. Asimismo, el lado derecho necesita activar uno inhibitorio para equilibrar el movimiento.

Como los lados derecho e izquierdo del cerebro funcionan en armonía, el equilibrio que a menudo se pierde después de un accidente cerebrovascular se puede restaurar en algunos casos.

¿Cómo puede ayudar la terapia TMS con la recuperación motora?

Algunos de los beneficios más destacados de la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva giran en torno a las formas en que afecta el movimiento, especialmente porque se ha demostrado que la estimulación magnética transcraneal es efectiva en sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares que tienen una función motora alterada.

Después de un accidente cerebrovascular, el lado sano del cerebro a menudo se vuelve hiperactivo para compensar cualquier daño cerebral que pueda ocurrir en el lado opuesto. Esto evita que la parte dañada se recupere con éxito. Sin embargo, los resultados de la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva sugieren que podría mejorar la capacidad del cerebro para volver a aprender la función motora.

La terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva también ha mostrado resultados prometedores en personas con discapacidad motora en los brazos. Después del accidente cerebrovascular, muchas personas experimentan daño en la función motora de las extremidades superiores. Pero La estimulación magnética transcraneal repetitiva de baja frecuencia puede ayudar con la recuperación motora.

Aunque actualmente los estudios son limitados, la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva ha demostrado ser ventajosa para mejorar la velocidad de la marcha en los supervivientes de un accidente cerebrovascular. Cuando se combina con otras terapias, la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva puede mejorar la función motora de las extremidades inferiores y la velocidad de la marcha en pacientes con accidentes cerebrovasculares agudos, subagudos y crónicos.

¿Cómo puede ayudar la terapia TMS a tratar la depresión posterior al accidente cerebrovascular?

La depresión posterior al accidente cerebrovascular afecta hasta al 50% de los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular. Al igual que con el trastorno depresivo mayor, se han aprobado tratamientos como medicamentos y terapias de conversación para aliviar los síntomas. Sin embargo, no todos responden a estas terapias. La terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva podría ser una excelente opción para este grupo de personas.

Un ensayo clínico preliminar realizado en 2020 ha demostrado que la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva acelerada es una opción segura y viable para quienes sufren de depresión posterior a un accidente cerebrovascular. Por esta razón, la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva podría ser una excelente alternativa para la terapia o una terapia adicional para los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares.

Conclusión

Aunque se necesita más investigación para evaluar completamente la eficacia de la terapia de estimulación magnética transcraneal en la rehabilitación posterior al accidente cerebrovascular, ha habido resultados prometedores. Esto es especialmente cierto cuando se trata de revisar cómo la estimulación cerebral magnética mejora la recuperación motora y alivia los síntomas de la depresión posterior al accidente cerebrovascular.

Junto con otros tratamientos, como la fisioterapia y la terapia ocupacional, la terapia de estimulación magnética transcraneal tiene resultados favorables en la recuperación del accidente cerebrovascular, ya que permite que el cerebro se vuelva más receptivo a terapias adicionales, lo que lleva a mejores resultados.

Si desea obtener más información sobre la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva y la forma en que se puede usar para tratar los efectos secundarios posteriores al accidente cerebrovascular, contáctenos hoy.

En GIA Miami, nos complacerá analizar los resultados del tratamiento con usted y compartir cómo la terapia de estimulación magnética transcraneal repetitiva en un entorno de rehabilitación podría beneficiarlo a usted o a un ser querido.

 -

We believe that science and expertise should underlie all mental wellness treatment

Our team includes world-leading experts in cutting-edge technologies
Llama hoy 833.713.0828
Tratamiento de calidad en el corazón de Miami
Comience su viaje con nosotros hoy
Comuníquese con nosotros
Comience su recuperación ahora
Visítenos en
1501 Biscayne Blvd
Suite 200, Miami, Florida 33132
¿Tiene alguna pregunta? ¡Llámenos!
tel. 833.713.0828
crossmenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram